Editorial

Un gran pacto para responder a la pandemia

Ibiza |

Valorar:

La presidenta del Govern balear, Francina Armengol, se ha visto obligada a convocar el próximo viernes una reunión con los agentes sociales que firmaron el Pacto por la Reactivación con el objetivo de concretar las medidas económicas para los sectores afectados por el cierre de sus establecimientos. El anuncio coincide con la manifestación no autorizada de ayer en Palma donde centenares de afectados por el cierre de la hostelería censuraron, entre otras muchas cosas, que las duras medidas sanitarias han llegado sin ayudas.

Una oportunidad que debe aprovechar.
Armengol debe aprovechar el consenso que suscita la necesidad de que las administraciones públicas compensen a los empresarios que no pueden ejercer su actividad por una decisión sanitaria. El presidente del Partido Popular de Baleares, Gabriel Company, volvió ayer a insistir en la necesidad de habilitar millonarias líneas de ayuda, idea que repiten en las últimas jornadas líderes de otras formaciones. El presidente del Consell d’Eivissa, Vicent Marí, lo propuso el pasado domingo abiertamente en presencia de la consellera de Presidencia, Pilar Costa. Los ERTE se han demostrado un instrumento imprescindible y como tal han de ser prorrogados sine die, al mismo tiempo que insuficientes.

Priorizar las respuestas a la triple crisis.
Las instituciones de Baleares, empezando por el Govern, han de modificar los presupuestos de 2021 para atender las demandas de pymes y autónomos, así como de familias y personas en situación de precariedad. Porque las ayudas no llegan y las demandas aumentan. No es año de infraestructuras y equipamientos, sino de priorizar las respuestas a la triple crisis sanitaria, social y económica que hoy padece Baleares. Una situación tan dramática exige no sólo un endurecimiento de las restricciones que anoche entraron en vigor, sino también medidas extraordinarias, fruto de un gran acuerdo entre el Govern y la oposición para consensuar un plan de choque que debe aplicarse desde las instituciones, con independencia del color político de los gobiernos.