Editorial

Otro ataque del Gobierno al turismo

Ibiza |

Valorar:

Las declaraciones del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un foro de la la Organización Mundial del Turismo (OMT) dando por perdida la temporada para el turismo internacional hasta que no se haya vacunado el 70% de la población, cifra que no se alcanzará hasta final del verano, demuestra no solo un profundo desconocimiento de la situación por la que atraviesan las localidades eminentemente turísticas, como Ibiza y Formentera, sino también un desprecio y una falta de empatía con empresarios y trabajadores. Siendo las afirmaciones inoportunas, innecesarias, alarmistas y temerarias, lo peor de todo es que son la constatación del nulo interés del Gobierno de la Nación en que esta temporada haya el máximo turismo nacional e internacional que sea posible, ya que dan la sensación de haber tirado la toalla.

El Gobierno ha de rectificar.
Es responsabilidad de la ministra de Turismo, Reyes Maroto, lograr que el Gobierno rectifique y se tome en serio el objetivo de promover la mayor actividad que las circunstancias permitan. Obviamente, la prioridad en estos momentos del Gobierno y del resto de autoridades ha de ser doblegar la tercera curva sin que el sistema sanitario se sature y avanzar en el proceso de vacunación a la mayor velocidad que sea posible, objetivos que, no obstante, son compatibles con trabajar para que haya turismo cuando las circunstancias lo aconsejen. La tibia reacción del Govern ante este desatino no aventura la actitud reivindicativa que merecen los ciudadanos de estas islas.

Mucho por hacer.
El presidente diseñó una hoja de ruta para el futuro del turismo que, sorprendentemente, obvió las recetas para el corto plazo, probablemente porque el Gobierno adolece de ellas. El Govern debe convencer al Ejecutivo de que es beneficioso para España evitar dejar a su suerte a las miles de empresas que dependen del turismo y que difícilmente podrán resistir una temporada como la anterior. Hace falta más que prorrogar los ERTE. Priorizar la vacunación en los territorios turísticos es una opción que ayudaría a facilitar la reactivación y que generaría beneficios al conjunto del país.