Una crisis de Govern en clave política

Valorar:

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha llevado a cabo una importante remodelación entre las carteras socialistas, cambios con los que pretende reforzar el papel interno del PSIB frente a sus socios y al mismo tiempo adversarios políticos más directos: Més per Mallorca y Unidas Podemos. Con todo, el efecto más inmediato será el de reactivar un equipo que había entrado en una fase de atonía, cercado por la crisis sanitaria y económica. La entrada de los nuevos consellers, que incluye la creación de un nuevo departamento para la gestión de los fondos europeos, permitirá refrescar la imagen de una gestión que estaba teniendo una clara contestación por parte de determinados sectores; los cambios abren un período de tregua cuando ya se avista el final de la pandemia.

Costa y Pons, salen.
Uno de los aspectos más llamativos de los cambios en el Govern son la salida de Pilar Costa y el menorquín Marc Pons. La primera para asumir la portavocía del Grupo Parlamentario Socialista, cargo que ya ocupó en la oposición, y el segundo para ocupar la plaza de jefe de Gabinete en el Ministerio de Transición Ecológica. En el caso de Costa –hasta ahora consellera de Presidencia y portavz–, Armengol se distancia de quien ha sido una de sus colaboradoras más directas, si bien la destina a un puesto clave de inevitable interlocución con sus socios y los grupos en la oposición. Pons, por el contrario, sale para ocupar una plaza de segundo nivel en Madrid en una operación difícil de entender. El alcalde de Sant Josep y presidente de la Federación Socialista d’Eivissa, Josep Marí Ribas, entra en su lugar en una operación que parece diseñada para reforzar su imagen de cara a las elecciones al Consell d’Eivissa de 2023, lo que abre un nuevo escenario en el municipio josepí.

Un nuevo rumbo.
La próxima semana se sustanciará, probablemente, el nombramiento de Ángel Luis Guerrero como alcalde del municipio. El tiempo demostrará si el calado de los cambios impuestos por Armengol es notable o simplemente se trata de una operación más estética que efectiva.