Editorial

Los sanitarios, hartos de la discriminación salarial

Ibiza |

Valorar:

La plataforma Unión de Sanitarios por la Equiparación en la Indemnización por Residencia (Useiri) consiguió ayer reunir a más de 150 vehículos en su segunda protesta motorizada para reclamar que se equipare el plus de residencia entre Canarias e Ibiza y se acabe con la discriminación salarial en los extras no sólo respecto a Canarias sino también entre las Pitiusas. El sindicato médico Simebal se sumó a esta protesta.

Las diferencias.
El análisis del deslgose de los pluses y complementos entre Canarias e Ibiza y entre Ibiza y Formentera pone de manifiesto que la mayor de las Pitiusas es, sin duda, «el patito feo de la sanidad balear», tal y como recordó David Fernández, representante en Ibiza y Formentera del Simebal, esta semana pasada en el programa Bona Nit Pitiüses de TEF. Un problema histórico que no se ha conseguido corregir y que el coronavirus ha sacado a relucir de nuevo con más importancia que nunca. En este sentido, un médico de Ibiza cobra 108,03 euros de plus de residencia frente a los 588,76 euros mensuales que cobran los médicos en las islas menores de Canarias, como Lanzarote o Fuerteventura. Para que un médico de Ibiza logre acercarse a cobrar ese plus de las islas menores tiene que complementar el plus de residencia con el complemento de fidelización, pero para ello tiene que sumar 13 años ininterrumpidos de trabajo. De esta manera, puede llegar a cobrar 543,44 euros (108,03 por el plus de residencia y 435,41 por el complemento de fidelización por llevar 13 o más años trabajando en Ibiza). En otras palabras, un médico de Ibiza tiene que trabajar 13 o más años para conseguir acercarse al plus de residencia que recibe un médico en las islas menores de Canarias desde el primer mes. Pero no sólo hay diferencias entre Canarias e Ibiza sino también entre Pitiusas. Así, el Govern creó un complemento específico por prestación de servicios en Formentera, que asciende a 736,49 euros al mes y una parte variable de 378,72 euros que se va incrementando según se va sumando antigüedad.

La solución.
La consellera balear de Salud, Patricia Gómez, sacó pecho el pasado martes en el Parlament ante las críticas del PP por las diferencias salariales argumentando que la nómina de los médicos y los demás sanitarios se completaba con el complemento de fidelización. Son dos cosas distintas, pero igual de insuficientes y lo que debe hacer el Govern es incrementar la indemnización por residencia para así acabar con la sangría de profesionales sanitarios. Hay que recordar, además, que con esta pandemia no faltarán ofertas laborales a los médicos y demás sanitarios no sólo en el resto del país sino en el ámbito europeo.