Editorial

El PSOE, retratado con el hachazo fiscal

Ibiza |

Valorar:

El dictamen del Consejo Asesor de Derecho Civil de Baleares, elaborado a petición del Parlament, adelantado ayer por Periódico de Ibiza y Formentera, coincide con el pronunciamiento del Consejo Asesor de Derecho Civil Propio de Ibiza y Formentera y de los plenos de los consells de Ibiza y de Formentera, éste por unanimidad, y de todos los partidos, salvo el PSOE de Ibiza y Unidas Podemos. Todas estas opiniones contrarias al hachazo fiscal suponen una enmienda a la totalidad a la campaña de contrainformación de la Federació Socialista d’Eivissa (FSE), formación que ha quedado retratada, al igual que Podemos, partido que ha mantenido, no obstante, un perfil más bajo en la confrontación política generada por la Ley contra el Blanqueo de Capitales y el Fraude Fiscal del Gobierno.

La FSE persiste en el error.
El bofetón de los expertos independientes del Consejo Asesor de Derecho Civil de Baleares no parece haber surtido efecto alguno en los socialistas ibicencos, que, a tenor de las declaraciones de su secretario general Josep Marí Ribas Agustinet ayer, siguen dando la espalda a los intereses de los pitiusos anteponiendo, de esta manera, su sumisión al partido, lo que nos perjudica, ya que atenta contra una figura del ordenamiento jurídico propio de esta tierra.

No se presupone el fraude.
Los expertos autonómicos defienden que las herencias en vida no han de verse afectadas por la reforma tributaria, ya que no se trata de donaciones sino de herencias intervivos, figura que tiene la misma validez que si fuera postmortem. Niegan que tengan sentido alguno prejuzgar que detrás de una herencia en vida se produce un fraude fiscal, recuerdan que la Agencia Tributaria tiene instrumentos para perseguir estas prácticas sin necesidad de desnaturalizar vía incremento fiscal las herencias en vida y alertan de la indefensión que supone el carácter retroactivo de la reforma que tiene en marcha el Gobierno. Además, proponen una serie de alternativas cuya aceptación supondrían un mal menor y podrían servir de punto de partida para el gran acuerdo político que hace falta para dar carpetazo a este asunto y pasar página.