Editorial

El PSOE trata de desestabilizar Sant Antoni

Ibiza |

Valorar:

Lo que hasta ahora era un secreto a voces fue anunciado ayer por el secretario general de la agrupación del PSOE de Sant Antoni, Antonio Lorenzo, quien ejerció de portavoz del Grupo PSOE Reinicia, en lugar de Simón Planells, en el pleno extraordinario solicitado por la formación con motivo de las irregularidades urbanísticas de Xico Cardona: romper el tripartito de centro derecha para articular una nueva mayoría encabezada por el PSOE en el municipio. El PSOE gobernó por primera vez la localidad entre 2015 y 2019 y, a pesar del fracaso de la experiencia, aspira a presentar una moción de censura si logra que Ciudadanos y/o Proposta per Eivissa (PxE) rompan el acuerdo de legislatura.

No se dan las condiciones.
Con la dimisión del concejal de Hacienda y, con ella, la asunción de responsabilidades políticas por su error se ha cerrado un caso que no da más de sí, ya que se trató actividades privadas, realizadas además cuando no era miembro del equipo de gobierno, por mucho que el PSOE esté tratando de aprovecharse de él para auparse al poder que las urnas le quitaron. Además, la acción de gobierno en un momento especialmente complejo a consecuencia de la pandemia, en un municipio eminentemente turístico tampoco justifican un cambio de manos del bastón de mando. Otro aspecto a tener en cuenta son los antecedentes del PSOE al frente del gobierno no invitan al optimismo, como demuestra que PxE acabara saliendo del mismo y optara por integrarse en un gobierno de distinto signo habiendo podido hacerlo con los socialistas.

Ciudadanos y PxE, con Marcos Serra.
De las respuestas de los portavoces de Ciudadanos y PxE y tenientes de alcalde se infiere que la propuesta del PSOE tiene escasas posibilidades de salir a adelante. Lo único que conseguirá es hacer ruido y tratar de desestabilizar a un gobierno que todavía no ha llegado al ecuador de su mandato y que está legitimado para dar el impulso a los proyectos prometidos que es lo que esperan los vecinos de Sant Antoni. La crisis económica requiere estabilidad política y seriedad, no inciertas aventuras emprendidas con el único propósito de alcanzar el poder