Editorial

La mirada puesta en Reino Unido

Ibiza |

Valorar:

Numerosos medios de comunicación británicos se hicieron eco ayer de la posibilidad de que el Gobierno liderado por Boris Johnson anuncie hoy que Baleares pasa a ser considerada zona ‘verde’ en el semáforo de restricciones, lo que significaría que los ingleses podrían viajar libremente a cualquiera de las Baleares sin tener que hacer cuarentena al regresar. Cabe recordar que hasta el momento, todo el país se mantiene en la zona ‘ámbar’, que se traduce en que los británicos que recalen en cualquier zona turística del país deben hacer cuarentena al regresar a Reino Unido. En este sentido, Daily Mail publicó ayer directamente que Ibiza y Malta podrían cambiar hoy de color y Canarias no. The Sun, por su parte, tituló que España, Italia y Grecia podrían pasar a ser considerados territorios ‘verdes’, aunque dentro de la información especificaba que esto se aplicaría sólo para Baleares.

Esperanza.
Las ganas de viajar son muchas y los británicos están deseosos de pasar sus vacaciones en Baleares. De hecho, ayer la industria del turismo de Reino Unido organizó acciones de protesta por todo el país para mostar su disconformidad con los criterios del semáforo covid de restricciones. En Ibiza, la simple especulación que hicieron ayer los medios de comunicación británicos insufló mucha esperanza y ánimo en que los viajeros de esta nacionalidad por fin puedan viajar a la Isla. Y es que no es para menos ya que el turismo británico es el mercado más importante a nivel internacional.

Prudencia, precaución y lección.
El brote social y laboral detectado en Formentera ha generado cierta inquietud y debe servir a las Pitiusas como señal de alarma de lo que podría pasar si se descontrola la situación epidemiológica. Es vital ser prudentes y que siga avanzando el ritmo de vacunación entre los más jóvenes. El objetivo es no repetir la nefasta temporada del año pasado, cuando se dispararon los contagios y los países extranjeros emisores de turistas empezaron a repatriar y reclamar a sus compatriotas que regresaran a casa.