Editorial

Menos pobres, pero demasiados

Valorar:

Quién es económicamente pobre? Según los patrones utilizados, toda persona que debe subsistir con medio millón de pesetas anuales, lo que supone cuarenta mil pesetas al mes. Podríamos especular con el cálculo de que son pobres aquellos miembros de una pareja con unos ingresos de ochenta mil pesetas mensuales.

Pero eso ya sería, como decimos, especular, porque la pobreza tampoco se elimina alcanzando poco más de este medio millón que es una barrera más bien artificial. En una sociedad como la nuestra, es decir la balear, la afirmación de que hay cincuenta mil pobres no es una buena noticia.

Aunque se matice con el dato de que, en ocho años, se haya reducido la pobreza en veinte mil ciudadanos. Y más con la esperanza de que, dentro de pocos años, se eliminará totalmente el censo de pobres, no sabemos si de solemnidad o no, porque poco solemne es vivir con recursos tan escasos, especialmente en una sociedad rica, opulenta, consumidora, que acentúa estas diferencias tan abismales.

Y sabemos, no obstante, que la estructura capitalista, por muchos adjetivos liberales que se le antepongan, en que estamos inmersos, produce un efecto piramidal: una gran base de gente con pocos recursos que se va aminorando a medida que crece la renta per cápita, hasta alcanzar la cima de los elegidos, de los ricos extremadamente ricos. Excesivamente ricos.

La vieja aspiración de alcanzar una sociedad sin demasiados ricos demasiado ricos y sin demasiados pobres demasiado pobres, sigue siendo un sueño, una utopía. Sin embargo, sería bueno que la macroeconomía también se basara en la intención de eliminar el paro y la pobreza. Y que se la tuviera en cuenta. De lo contrario, esta sociedad se quiebra por la base.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.