Editorial

El revuelo del eclipse

Valorar:

Nunca un fenómeno astronómico había causado tanto revuelo como el eclipse solar de hoy. Muchos analistas coinciden en considerar que el estrépito social que se ha organizado se debe a la coincidencia con el fin del siglo y del milenio. Quizá sea cierto, aunque lo que ha quedado bien claro con todo ello es la inagotable capacidad de imaginación y de elucubración del ser humano. Un eclipse no es más que un fenómeno natural que desde la noche de los tiempos ha despertado interés, temor y curiosidad en el ser humano. Algo lógico si se tiene en cuenta la situación que debía darse hace miles de años, cuando el hombre contemplaba atónito cómo el día se convertía en noche durante unos minutos tras ver desaparecer el sol, al que adoraban.

Sin embargo hoy la situación es bien distinta. Todos sabemos a qué se debe un eclipse, los medios de comunicación lo anuncian con semanas de antelación y se produce un aluvión de información que elimina cualquier atisbo de magia o de misterio en el asunto.

Por eso no dejan de tener cierta gracia "aunque también resultan patéticos" los presagios que gentes de todo tipo y condición han hecho en estos últimos días. El más sonado ha sido el del diseñador Paco Rabanne, que ha profetizado con la mayor naturalidad que la estación orbital Mir caerá sobre París y dejará la ciudad de la luz convertida en un cráter estéril. Otros muchos han anunciado el fin del mundo, grandes epidemias, inundaciones y toda suerte de catástrofes. Las altas jerarquías católicas han proclamado que nadie sabe cuál es la fecha del fin del mundo y sacerdotes de distintas religiones rezan y meditan ante el día fatal.

Todo un rosario de tonterías que más parecen llamar al fanatismo y la idolatría que a la sensatez y el sentido común que nos permitirá contemplar un fenómeno espléndido que en contadas ocasiones nos regala la naturaleza. Sin más.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.