OPINIÓN| Nito Verdera. Sa Talaia

El municipio de Sant Josep tiene sed

Eivissa |

Valorar:

Parece que todo lo que se refiere al muy deficiente abastecimiento de agua potable en el municipio de Sant Josep es debido a la dejadez y al manfutismo del Ayuntamiento. No se trata solamente de que el agua no sea apta para el consumo humano en Cala Tarida, Cala Vadella, Cala Carbó, Cala Molí y el Caló d’en Real, como ha denunciado Periódico de Ibiza y Formentera, sino que la mala calidad del agua se extiende ocasionalmente a Sant Jordi y sa Carroca. Ahora mismo, en dichas zonas ha mejorado la calidad, pero sigue siendo mala y así me lo han confirmado algunos vecinos que el año pasado no podían regar las plantas ya que se morían, y que después de la ducha había que usar agua mineral embotellada para sacarse la sal del cuerpo. Todo un cuadro, vaya. Pero, repito, cierto es que la calidad del agua que sale por los grifos de Sant Jordi y sa Carroca ha mejorado. En cualquier caso, habría que saber si el líquido elemento que tienen en Sant Josep es potable y apto para el consumo humano. Caso contrario, se deberían denunciar los hechos a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El problema de Sant Josep es que no se ha puesto las pilas como han hecho Sant Antoni y Vila, que cuentan con instalaciones desaladoras de agua de mar; y Santa Eulària tiene una planta casi acabada, pero que las autoridades autonómicas y estatales no la ponen en marcha. Es decir, Sant Josep espera que en los tres municipios citados haya suficiente caudal de agua potable y que por medio de una red de interconexión llegue suficiente agua potable a todo el municipio. Abundando en el tema, recuerdo muy bien cómo se consiguió que una planta desaladora prevista para el municipio de Eivissa, al final de construyera en ses Aufàbies, a la vera del Portixol de Cala Gració, Sant Antoni. El agua potabilizada en Sant Antonio sirvió, también, para abastecer la ciudad de Eivissa y, al mismo tiempo, a Cala de Bou, municipio de Sant Josep, en la zona sur de la bahía de Sant Antoni. En consecuencia, lo más lógico y pragmático seria que el Ayuntamiento de Sant Josep -y déjenme usar léxico taurino- cogiera el toro por los cuernos y se decidiera de una vez por todas a construir una planta desaladora para cubrir las necesidades de su municipio. ¿O es que van a seguir con la misma política de siempre?: Stand fast, do nothing, que viene a significar ‘mantente firme, no hagas nada’.

Y sigo en el municipio. He preguntado a un buen amigo que desde hace años vive en Platja den Bossa cómo es la calidad del agua que llega a sus grifos. La respuesta es que hará un año era muy mala, prácticamente salada, pero que ahora ha mejorado un poco y siguen sin poderla utilizar para cocinar ni para beber. El problema añadido es que nos estamos refiriendo a una zona playera, hotelera, de ocio y muy poblada en verano, razón por la cual, y también pensando en los residentes de todo el año, bien merece tener agua potable de buena calidad. Un motivo más para que el Ayuntamiento de Sant Josep instale una planta desaladora de agua de mar en el municipio.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Cata Lineta
Hace más de 5 años

En altre temps tenía fam, que era molt pitjot.

Valoración:1menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1