OPINIÓN | Mariano Planells

Antonio Pomar y Elías Torres, dos elefantes

|

Valorar:

Por suerte, la actualidad nos rescata de la farragosa presencia de los políticos y más ahora, en que estamos a unos días de las elecciones catalanas. Espero que los catalanes serios se decidan a salir de la madriguera y depositen su voto, para no dejar en manos de los exaltados el futuro de estos 7 millones de españoles, que están viviendo en directo el deterioro al que conduciría el nacionalismo a la región más próspera de España.

Ha fallecido el pintor Antonio Pomar, el mejor cronista de nuestros paisajes y durante varias décadas. Formado en la escuela valenciana, supo captar como nadie la atmósfera bañada por el sol. El inigualable Joaquín Sorolla fue uno de sus referentes, pero no el único. El mismo Sorolla que a principios de siglo aprendió de Ibiza que también existen las tierras rojas, oxidadas y pasionales como las que pintaba Narciso Puget Viñas; o que existían unos acantilados que ofrecían curiosos picados sobre las aguas turquesas de nuestro mar. Antonio Pomar fue el gran pintor de nuestro mar. Nadie como el ha sabido reflejarlo con su flexibilidad y perspicacia, por mucho que lo han intentado.

Y acabo con una gran noticia para los arquitectos de Ibiza: El fenicio Elías Torres ha sido premiado con el Nacional de Arquitectura. Es un galardón importante para un autor que desde joven dejó su impronta y su personalidad, en una obra ya prolongada junto a JA Martínez Lapeña. Una obra en su conjunto, dispersa por distintos sitios del planeta y que ha recibido muchos premios.

Se hace difícil seguir su trayectoria, por lo amplia y documentada en numerosas publicaciones. Además es autor de una útil guía sobre arquitectura de Ibiza.
@MarianoPlanells

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.