Opinión/Toni Ruiz

Salvemos el Mediterráneo

| Eivissa |

Valorar:

El documental de nuestro paisano Manu San Félix para National Geographic viaja por nuestro mar con Formentera como puerto de partida para mostrarnos la transformación que el hombre ha ido generando en este enorme ecosistema.

Los treinta años de experiencia de San Félix en la defensa del mundo marino, sus conocimientos como biólogo y las muchas horas que ha pasado bajo el mar (algunos aseguran que en sus mejillas se intuyen unas branquias) le confieren autoridad para llamar nuestra atención sobre esa realidad que no vemos o no queremos ver. Vertidos de aguas sin depurar, especies invasoras, contaminación, masificación turística que genera pérdida de flora y fauna.

El documental huye del discurso apocalíptico, pero pone las cosas en su sitio. Si seguimos así, la situación será insostenible y por ello Manu propone poner de nuestra parte el conocimiento y la tecnología que permita revertir la situación y cambiar nuestra forma de vivir y de relacionarnos con el mar.

El fue el primero que puso el grito en el cielo hace ya muchos años, haciéndonos ver que anclar sobre la posidonia era una salvajada para la planta responsable de la calidad de nuestras aguas.

Y ahora nos advierte de que además del irremediable cambio climático, el Mediterráneo se enfrenta a otras dos grandes amenazas como la contaminación y la sobrepesca.

Por otra parte el hecho de que nuestro mar sea casi cerrado, hace que los vertidos que hacemos desde nuestras casas sean muy difíciles de asimilar por la poca renovación.
Y el ahora más visible problema de los plásticos, supone ya el 95% de los residuos del mediterráneo. Tan sólo nuestro país, arroja más de 126 toneladas de plástico al día y ese plástico es ingerido por hasta 134 especies. Y ya sabe usted quien ingiere después esos especímenes.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

IB
Hace un mes

Recomiendo a todo el mundo ver este maravilloso documental, para ser conscientes como están nuestras aguas ... pero hay esperanza, eso sí, debemos actuar con urgencia y aportar nuestro granito de arena. Por los Océanos, por nuestro planeta, por nuestros hijos ...

Valoración:menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1