Incivismo supino

|

Valorar:

El siglo XXI está claro que ha mejorado nuestra calidad de vida; hemos conseguido avances sociales muy significativos en materia de igualdad, derechos u oportunidades y progresos en el ámbito tecnológico que parecían impensables, pero parece que no hemos sido capaces de erradicar determinadas conductas o, incluso, han aparecido nuevas formas de incivismo y vandalismo. Estos días estamos comprobando como la estupidez humana no tiene límites y ha llevado a algunos ignorantes con tics fascistas a derribar estatuas y monumentos que conmemoran gestas históricas o personajes que han dejado su impronta en el desarrollo social. Estos energúmenos adolecen de dos taras: la primera es juzgar la historia con el prisma de nuestros días (dado que entonces no se salvaría nadie), mientras que la segunda es arrogarse la autoridad para decidir, en base a su propio criterio ideológico, quien debe pervivir y quien debe ser lapidado. Esta deriva iconoclasta no pasaría de la mera anécdota, si no fuera promovida por líderes sociales e incluso políticos que orientan a sus prosélitos con el fin de demacrar los episodios históricos que repelen, en pro de aquellos que pudieran beneficiar sus espurios intereses.

Existe otra forma de incivismo contemporáneo que, a nivel local, sufrimos con severa virulencia. Se trata de los individuos que campan por nuestras playas con altavoces a todo volumen, perturbando al resto de visitantes con sus ruidos que se acercan más a la cacofonía que a la música. Semejante conducta pone de manifiesto la soberbia que padecen estos lacayos de la mala educación, dado que podrían disfrutar de su estruendo con unos simples auriculares sin alterar la paz del entorno. Vivimos tiempos convulsos en los que el respeto se ha convertido en un antagonista.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

Anterior
Página 1 de 1
Siguiente

Joan Miró Font
Hace un año

D'acord amb sa remor que es fa passar per música (no està de més citar aquells qui, com ara és ocorregut a Formentera, buiden sentines de iot on no toca fer-se) i dubtes davant es fet de retirar/tombar estàtues, i qui diu estàtues diu també noms de vies públiques. Per què es llevà es nom d'en Franco an es Passeig de s'Alamera de Santa Eulària i no es pot fer igual amb en Joaquín Vara de Rey y Rubio a s'Alamera de Vila (que, a més, té una senyora escultura que degué ser sa primera cosa grossa que s'infligí a Eivissa, bastant abans que ses macrodiscoteques)? Sa societat eivissenca haurà de madurar més en aquest sentit
Valoración:1menosmas

Margarita
Hace un año

Suscribo todos lo que dices. Además, debemos hacernos activistas en contra de estas actitudes.
Valoración:1menosmas

Carmen
Hace un año

Curioso que compares al mismo nivel dos acciones muy alejadas la una de la otra. Y que además lo hagas diciendo que es una muestra de mala educación, reclamando respeto mientras llamas a miles de personas estúpidas e ignorantes... Mira, chico, yo me haría mirar ese aire de superioridad. Por cierto, tampoco me gusta la música fuerte mientras descanso en la playa.
Valoración:0menosmas
Anterior
Página 1 de 1
Siguiente