Las mejoras en la carretera de Es Cap aumentan la seguridad y eliminan 73 postes

| Formentera |

Valorar:
preload
El presidente Jaume Ferrer (segundo por la derecha) en la carretera de Es Cap, que une Sant Francesc y el cruce de Cala Saona.

El presidente Jaume Ferrer (segundo por la derecha) en la carretera de Es Cap, que une Sant Francesc y el cruce de Cala Saona.

28-03-2015

El presidente del Consell Insular de Formentera, Jaume Ferrer y el conseller de Infraestructuras, Santi Juan, presentaron ayer la finalización de las obras de mejora de 2,2 kilómetros de la PM-820-2, conocida como carretera de Es Cap, en el tramo que discurre entre Sant Francesc y el cruce con Cala Saona.

Dicha obra formaba parte del Convenio de Carreteras firmado entre el Consell de Formentera y el Ministerio de Fomento del año 2009, con un presupuesto de 1.777.824 euros.

Según explicó el president, Jaume Ferrer, «las actuaciones se han centrado en ampliar la anchura de la carretera de seis a ocho metros, distribuidos en dos carriles de 3,2 metros y un arcén de 0,8 metros en cada lateral».

Asimismo se eliminaron los desniveles que existían en la carretera, que ahora es plana, se procedió a la evacuación de aguas pluviales y a la instalación de elementos para regularizar la velocidad, así como al cambio de las señales de tráfico.

El president de la institución insular destacó además, «el soterramiento de 2,7 kilómetros de tendidos aéreos de la compañía Telefónica y 0.8 kilómetros de cableado de luz, lo que supuso eliminar 55 postes de teléfono y 18 palos más destinados a la distribución de electricidad, algo que, en opinión de Ferrer, «contribuye a la mejora del paisaje».

El presidente informó además que, «en esta reforma no se contempla carril bici porque nuestra intención es desviar a los cicloturistas y peatones por la red de caminos alternativos que abundan en la isla».

Rutas verdes

Cabe recordar que la Conselleria de Turisme i Mobilitat del Consell Insular de Formentera ha incrementado la pasada semana en 20 las rutas verdes de la isla que pasan a 31, lo que supone un aumento que abarca de los 55 kilómetros actuales a los 130 kilómetros, alrededor de la geografía insular.

Según informaron desde dicha área, «estos nuevos caminos, todos geocalizados, permiten una red conexa e independiente de las carreteras principales, brindando una circulación alternativa que ofrece realizar rutas circulares y conectar con diferentes puntos de interés como pueblos, faros, torres, playas o miradores».

El proyecto se compone de varias fases y en esta primera, que se incluirá en los mapas turísticos, se hace hincapié en el entorno natural y en los bienes patrimoniales; y aunque unos tramos todavía discurren por carretera, en las siguientes etapas se evitará por completo la red de tránsito principal mientras se sigue trabajando en la creación de carriles bicis en los núcleos urbanos, así como en aparcamientos específicos en zonas de playa y otros enclaves de la isla.

Por otra parte se han proyectado 4 niveles de señalización con una cartelería cuya fabricación se licitará en breve y se estima estará colocada para comienzos del mes de junio.

Los usuarios de las rutas dispondrán además, en las Oficinas de Turismo, de folletos impermeables que les permitirán no solo conocer las vías sino también tener en cuenta los niveles de dificultad, así como los sitios que podrán visitar en su recorrido.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.