Ana y Pablo trataron de explicar gráficamente el ciclo del agua.

0

Pablo Wenham y Ana Burches fueron ayer los grandes protagonistas de la jornada en Formentera. Recibidos por la presidenta del Consell, Alejandra Ferrer, la consellera de Educació de Formentera, Susana Labrador, y la responsable del Servicio Municipal de Agua, Maria del Mar Yern, ocuparon asiento ante los medios de comunicación en la sede del organismo insular como suelen hacer cualquier representante político o persona notoria.

La ocasión lo merecía, pues ambos están de enhorabuena tras obtener un gran premio gracias a su trabajo de concienciación medioambiental y quedar finalistas entre más de 7.200 participantes en el concurso de dibujo digital de Aqualia.
Este fue convocado con motivo del Día Mundial del Agua para enseñar a los niños y niñas el valor de gestionar adecuadamente el ciclo del agua y el trabajo que supone llevarla a las casas, así como devolverla a la naturaleza de forma sostenible. La cita ha celebrado este año su decimoséptima edición invitando a los niños y niñas de tercero y cuarto de primaria a convertirse en investigadores para resolver su funcionamiento y sensibilizar sobre sus carencias.

Ana y Pablo lo explicaron mejor que nadie en la Pitiusa menor a través sus dibujos y por eso recibieron ayer dos relojes inteligentes. Sin embargo, el mejor premio para ellos y para todos es su necesaria contribución en la protección de nuestro entorno.
Tal y como expuso Ana, «teníamos que hacer cosas que tuviesen que ver con el agua». En este caso, Pablo detalló que el reto consistía en realizar «un dibujo que explicase todo su ciclo». Ambos han tratado de evidenciar la importancia de «no malgastar», más todavía en Formentera, «porque no tenemos mucha agua dulce y es difícil convertir el agua salada». La presidenta Alejandra Ferrer destacó del concurso de Aqualia su «importancia, porque realmente son los más pequeños los que a día de hoy están tratando de reeducar este mundo, de reeducarnos a nosotros mismos». «Todos los que tenemos hijos somos muy conscientes a través de ellos de todo lo que debemos mejorar para que ellos tengan un futuro y que también las próximas generaciones puedan disfrutar de este mundo como lo hacemos nosotros y lo hicieron nuestros padres», declaró.

En toda España han sido premiados en este mismo concurso 250 dibujos de niños concienciados con el futuro del planeta. Una muestra más del grado de implicación de los más jóvenes con el medio ambiente y del gran ejemplo que debemos seguir los adultos.