Formentera llora la muerte de Joan Ferrer ‘Platé’

El empresario siguió el camino marcado por su padre como un hotelero innovador que ahora continúan sus hijos

| Formentera |

Valorar:
Joan Ferrer Torres, Juanito Platé, falleció este pasado lunes en Formentera.

Joan Ferrer Torres, Juanito Platé, falleció este pasado lunes en Formentera.

Joan Ferrer Torres, Juanito Platé, falleció este pasado lunes a la edad de 84 años. La familia Platé son una clara muestra de la evolución que ha tenido Formentera en los últimos 100 años.

Joan Ferrer Torres tomó el testigo de su padre, Joan Ferrer Castelló, que, después de haber emigrado a Argentina en dos ocasiones, a finales de la década de 1920 construyó el primer establecimiento hotelero de la isla, la Fonda Platé. En los primeros años fue atendida por los Ferrer, que luego lo alquilaron a una familia de Formentera, pero después llegó la Guerra Civil.

La familia Platé emigró a Barcelona, donde nació Joan. El padre Platé trabajaba como marinero en el yate del cónsul de Islandia y envió a su mujer e hijos a Mónaco. Poco después, el formenterense también se instaló en el Principado y trabajó como pastelero personal del príncipe Rainiero. Terminada la Guerra Civil, la familia al completo volvió a Formentera para retomar la gestión del negocio, que acabó convirtiéndose en el local más emblemático de la isla, punto de encuentro de los trabajadores de las Salinas.

La Fonda Platé fue creciendo y se construyeron habitaciones para huéspedes y a mediados de la década de los 50 inauguraron lo que hoy es el Hotel Cala Saona.

Ferrer Castelló murió en 1965 y, a partir de ese momento, Ferrer Torres toma las riendas de la gestión de los negocios familiares.

A mediados de los 60, Formentera se encuentra al principio de un todavía incipiente boom turístico que tuvo entre sus primeros visitantes a un grupo de franceses que se hacían llamar el ‘Club de los Argonautas’ y que venían a Formentera a disfrutar con la pesca submarina. Y después descubrirían la isla los mayoristas alemanes, que dieron paso al masivo turismo italiano. Y los Platé siempre estuvieron ahí, evolucionando y adaptándose a los visitantes que iban cambiando de procedencia y de gustos.

Ferrer amplió el Hotel Cala Saona a finales de los 80 y en el año 2006 recibió de manos del Govern Balear, el Premio Ramon Llull, como reconocimiento a tantos años de esfuerzo y a su visión y aportación al turismo moderno.

Ayer, la presidenta del Govern, Francina Armengol y el resto de los miembros del Ejecutivo autonómico expresaron su pésame por la muerte del empresario.

Desde hace años sus hijos Lina, Antonia y Joan Antoni Ferrer Ferrer asumen la gestión de los negocios de la familia Platé, que se han ampliado con la recuperación de la Fonda Platé -que estuvo los últimos 35 años alquilada-, el Restaurante Sol en Cala Saona, Es Caló Apartaments y la puesta en marcha de Sa Pedrera Suites.

Muchos han sido los mensajes de familiares y amigos de apoyo a la familia en estos momentos y el recuerdo cariñoso de un hombre carismático que apostó por Formentera.

El velatorio está instalado en el tanatorio municipal hoy a partir de las 10.00 horas y el funeral se celebra a las 12.00 horas en la iglesia de Sant Francesc Xavier.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.