Vladimir Volegov se enamora de la isla de Formentera

| | Formentera |

Valorar:
preload
Vladimir Volegov acudió a Formentera en compañía de su mujer y su hijo pero no perdió el tiempo. Aprovechó para pintar al aire libre y para hacer distintas sesiones de fotografía que luego usará de inspiración en sus pinturas.

Vladimir Volegov acudió a Formentera en compañía de su mujer y su hijo pero no perdió el tiempo. Aprovechó para pintar al aire libre y para hacer distintas sesiones de fotografía que luego usará de inspiración en sus pinturas.

El pintor impresionista ruso Vladimir Volegov, considerado como uno de los mejores del mundo en estilo, ha vuelto a repetir visita a las Pitiusas de la mano de la artista ibicenca Cristina Ferrer.

Volegov ha impartido varios cursos intensivos de pintura en Ibiza gracias a la amistad que ha ido cautivando a lo largo de los años con Ferrer pero en esta ocasión ha empleado sus días para descansar en la isla de Formentera en compañía de su mujer y su hijo. «El año pasado vino en Semana Santa pero estuvo muy pocos días y con la mala suerte de coincidir con el fenómeno atmosférico Dana que dejó fuertes lluvias, vientos y destrozos en la isla y por eso prometió que volvería cuanto antes porque está enamorado del paisaje, la gastronomía y las gentes de las Pitiusas», explicó ayer a Periódico de Ibiza y Formentera la pintora ibicenca.

En esta ocasión eligieron Formentera para alojarse y allí, según Ferrer, «Volegov y su familia también han quedado maravillados del paisaje, la luz, los cambios del cielo provocados por dos días de lluvia y los colores del mar que brinda la isla». Incluso, «han quedado prendados de la salida y la puesta del sol y han visitado los lugares más emblemáticos de Formentera».

Sesión de fotografías
La pintora ibicenca aseguró con una sonrisa «que al final no han descansado mucho» ya que han aprovechado para pintar al aire libre los paisajes de la menor de las Pitiusas e, incluso, tomar fotografías que le servirán después de inspiración para sus pinturas.

En este caso, y según la artista se lleva una gran colección en la que su mujer Katia y Norma, la hija de Cristina, han hecho de modelos, y en la que también participaron tres niños de la isla, Nuria, Toni y Clara de 6, 4 y 3 años respectivamente. «Ha vuelto a ser impresionante porque Vladimir nos ha vuelto a demostrar que además de pintor, escultor y compositor es un excelente fotógrafo cuidando al límite todos los detalles de cada sesión».

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.