Exhibición en Sant Jordi del manejo del arado

Una decena de payeses demostraron ayer cómo se labraba antaño la tierra en Eivissa

Valorar:
Uno de los labradores que participaron ayer en la demostración realizada en Sant Jordi. FOTO: GERMAN G. LAMA.

Uno de los labradores que participaron ayer en la demostración realizada en Sant Jordi. FOTO: GERMAN G. LAMA.

CARLA CENTELLES
A la cuatro y media de ayer en una explanada de la localidad de Sant Jordi y bajo un sol de justicia, una decena de payeses demostraron cómo se labraba antaño la tierra en Eivissa. Buenos caballos y mejores brazos es lo que se necesita para trazar los rectos surcos en los que posteriormente se sembrarán las plantas que convenga.

Un centenar de personas se arremolinaban alrededor de los pequeños campos que cada uno de los labradores iba creando a lo largo de esta original demostración. Toni Riera, uno de los agricultores que ayer participó en la exhibición, destacó que «aquí hay, al menos, cuatro tipos de arado distintos: de rodes, de pales, de orellots y de madera».

Riera, quien lleva 40 años dedicándose a arar la tierra, comentó que «ahora ya nadie labra la tierra así, todo el mundo lo hace con tractor, yo también». Sólo a veces rescatan de los almacenes los antiguos arados demostrando que todavía queda gente capaz de labrar a la antigua usanza y hacerlo bien: «Aunque eso, más que aquí -en la exhibición- se demuestra cuando hay que labrar una finca», concluyó.

El objetivo que animó a la comisión de Festes a organizar esta muestra no era otro que, como comenta Paco Ramon, «recuperar y dar a conocer un oficio que se pierde irremisiblemente». Más de un chaval se animó a coger el arado por primera -y puede que única- vez en su vida. Objetivo cumplido.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.