La residencia de Sa Serra, en una imagen de archivo, se encuentra en el punto de mira.

2

Familiares de pacientes de la residencia de Sa Serra de Sant Antoni han pedido el cese de la cúpula directiva. «No voy a parar hasta que esté fuera la cúpula y pongan a personas cualificadas. Si el director tuviera un mínimo de dignidad habría puesto su cargo a disposición de la empresa, lo que le gusta es figurar», dijo ayer Concha Matas, hija de una residente que se encuentra ahora en el hospital Can Misses a consecuencia de una neumonía.

Julia, con sus padres ingresados en la residencia, también pide el cese de los responsables del centro sociosanitario. Con su padre ahora en Can Misses por un proceso respiratorio, Julia asegura que el cuidado de su madre no ha salido el idóneo. «Le ha salido una úlcera en el pie. Mi madre ha estado encamada y no la han levantado». Asegura que tras la denuncia interpuesta ante la Guardia Civil, se ha contratado a más gente, «pero queremos que la dirección vaya fuera, la comida no ha mejorado».

Las familias no tienen intención de callarse aunque aseguran que tras salir a la luz pública las denuncias «están prohibiendo muchas cosas, nos han dicho que van a quitar las neveras de las habitaciones y que no nos van a dejar entrar a la sala para recogerles, eso son represalias», asegura Julia. Algunas familiares esperan que la situación en la residencia mejore y achacan los problemas a la falta de personal, «cada auxiliar tiene a 17 personas a su cargo, no dan abasto y queremos que esté todo en condiciones», apunta uno de los familiares.

Otros como Matas exigen a la administración «a que demuestre que en Sa Serra se cumplen las ratios» de personal. Sin embargo, la empresa y la administración coinciden en que se cumple con lo establecido en el pliego de condiciones, aunque desde la Conselleria de Benestar Social se asegura que «el pliego se cumple, pero está a la baja». «Funcionamos por los ratios que marca la administración. Si se aumenta progresivamente el número de usuarios, aumenta el personal.

Cumplimos lo que marca el pliego de condiciones», dijo Bárbara Barceló, coordinadora de las residencias en Balears de Novaedat, la empresa que lleva la gestión de la residencia de Sant Antoni.

De hecho, Barceló se desplazó a Eivissa hace unos días junto al coordinador médico del grupo y el de calidad para evaluar lo sucedido en la residencia. Novaedat ha anunciado que está haciendo una auditoria de gestión completa de Sa Serra.

Respecto a la petición de cese del director que piden varias familias, Barceló aseguró que «se está evaluando, estudiando la situación y se hará lo que tenga que hacer».

La situación de Sa Serra salió a la luz pública tras la denuncia ante la Guardia Civil de varios familiares. De hecho, la Benemérita acudió a la residencia el jueves pasado.

LA NOTA

«Estamos cansados de comer mal»

«Estamos cansados de comer mal y poco», asegura una de las personas ingresadas en la residencia.

«No le echamos la culpa a los cocineros, ellos no tienen materias primas y eso se tiene que solucionar», protesta. Respecto a las comidas, Barceló aseguró que «se sigue un protocolo de alimentación y las dietas están establecidas por el dietista. Comemos cada día en los centros», comentó