Imagen de la plaza Isidor Macabich ayer por la tarde antes de su renovación. | Arguiñe Escandón

0

Las obras de peatonalización de la plaza Isidor Macabich de Santa Eulària comenzarán a principios del octubre con las prospecciones y el acopio de materiales y maquinaria necesarios.

La primera fase de peatonalización de esta zona comercial y residencial de Santa Eulària pretende, según señalaron desde el Consistorio en un comunicado, recuperar espacio para los peatones e impulsar «una zona de fuerte implantación de comercio local».

5 meses de obras

Los trabajos de peatonalización de esta primera fase, que se han dividido en dos actuaciones para no interferir en la próxima temporada turística, tienen una duración estimada de cinco meses y han sido adjudicados por 888.000 euros más IVA. Los trabajos se desarrollarán desde el cruce entre la calle Isidor Macabich con la calle del Mar hasta el paseo marítimo e incluirán la popularmente conocida como plaza del Cañón.

El proyecto definitivo surgió de un concurso de ideas que ganó el estudio Mipmarí y que fue expuesto al público en un par de ocasiones. Asimismo, el Ayuntamiento de Santa Eulària ha celebrado diferentes reuniones con vecinos y comerciantes de la zona afectada para informarlos de los detalles y conocer sus aportaciones con tal de mejorar el proyecto.

Las mejoras al proyecto incluyen también la instalación de una figura que se sumará a la estatua de la payesa y el cañón que da el nombre popular a la plaza.

El proyecto actúa sobre unos 5.000 metros cuadrados y contempla la salida del tráfico de los laterales de la plaza, dejando solo unos viales reducidos respecto a los actuales en su parte superior e inferior. Además, las dos direcciones y los aparcamientos de la calle Isidor Macabich, desde el paseo marítimo hasta la calle Sant Vicent, se convertirán en espacios para peatones con una zona central de circulación de velocidad reducida y sentido único para poder dar servicio a los vecinos y permitir gestionar mejor el tráfico.

Además, las obras se aprovecharán para la renovación de todas las infraestructuras de suministro de aguas, alcantarillado, electricidad o telefonía.