El temporal ha dejado rachas 140km/h y precipitaciones de 30l/m2 en media hora. | Arguiñe Escandón

0

El temporal por la gota fría dejó ayer numerosos daños materiales y algunas complicaciones en el tránsito en las carreteras de las Pitiusas, provocados por inundaciones, caídas de árboles e incluso vertidos sobre la calzada.

Las intensas lluvias que se produjeron durante todo el día de ayer dejaron hasta 30l/m² en media hora en el aeropuerto y 25l/m² en Sant Antoni, en el mismo periodo de tiempo.

Además, estas precipitaciones llegaron acompañadas de aparato eléctrico y rachas de viento de entre 120 y 140 km/h.

Hasta las 20h de ayer, los pluviómetros de Ibiza acumularon 62l/m² en Sant Antoni, 60,9 el del aeropuerto, 44,6 en Sant Joan y 41,2 en Vila.

Vertido de aceite
En la capital, las lluvias causaron el corte de un carril en la Avenida Ignasi Wallis por la mañana, debido al vertido de una sustancia aceitosa por un sumidero durante la madrugada. Las lluvias provocaron que «subiera el nivel del agua de la alcantarilla y el aceite que ha vuelto a la superficie, era muy resbaladizo y peligroso para la conducción», explicó el Ayuntamiento. Operarios procedieron a su limpieza con arena absorvente.

De hecho, los conductores de dos motocicletas cayeron al girar por la avenida y entonces fue cuando se decidió cerrar el carril. Además del acotamiento, hubieron inundaciones en el barrio de Es Pratet y en la rotonda delante del Cetis.

En Santa Eulària el único incidente que se registró fue «algún corte de luz» durante la madrugada del lunes al martes pero «muy breve» y en Sant Joan, no hubo incidencias.
Donde sí ha tuvo mayor efecto, además del ya señalado en Sant Antoni, fue en Sant Josep.

Desde el Consistorio comentaron que cayeron algunos árboles en Cala Vadella, aunque «sin demasiada importancia» y alguna plancha de obra salió volando, por lo que se tuvo que asegurar.

«En la zona de Sant Jordi tuvimos una pequeña inundación pero la red de aguas pluviales ha respondido bien y no ha sucedido lo mismo que en otras ocasiones pese a que ha descargado bastante agua», añadió. A esto hay que sumar una obstrucción en el kilómetro 3,2 del camino de Can Mata, que fue asfaltado el año pasado y conecta con la carretera de Sant Josep, o el desprendimiento de un trozo de pared en la calle de Cas Vildo.

Formentera
En Formentera el paso de la tormenta de ayer se hizo notar de forma puntual, con algunos chubascos más intensos al mediodía que, según Aemet, no sobrepasaron los 8,6 litros por metro cuadrado. Ya por la tarde, otra tromba dejó caer 11,9 litros entre las seis y las ocho de la tarde. Durante la madrugada del lunes al martes la lluvia, aunque más débil, sí fue más persistente, llegando a caer hasta 17,3 litros por metro cuadrado entre las doce de la noche y las seis de la mañana. Sant Francesc, con u25 litros por metro cuadrado, es Pujols con 40 y la Mola Mola, con 7,2, los registros de ayer. eLa tormenta no causó ninguna incidencia grave en el transcurso del día, ni en tierra ni en lo que respecta al tráfico marítimo. Tan solo unas pocas barcas carácter turístico tuvieron que cancelar sus salidas del puerto.

Vuelos desviados
Al cierre de esta edición, el aeropuerto de Ibiza había contabilizado hasta cuatro vuelos desviados a otros aeródromos ante la imposibilidad de aterrizar debido a la fuerta tormenta que estaba azotando la isla a la hora del aterrizaje. Los vuelos afectados procedían de Munich, Londres, Nápoles y Bruselas y fueron desviados a Palma, Mahón, Alicante y Valencia.