Seis ibicencos donaron sus órganos para salvar vidas y otros cinco recibieron un trasplante de riñón

La donación de ibicencos generó 24 extracciones y 18 trasplantes, uno de ellos de intestino de los cuatro que ha habido en todo el país

| Eivissa |

Valorar:
preload
Imagen de archivo del hospital Can Misses.

Imagen de archivo del hospital Can Misses.

DANIEL ESPINOSA

Un total de seis ibicencos donaron sus órganos el año pasado. A estas seis personas se les extrajeron 24 órganos y supusieron un total de 18 trasplantes de órganos vitales. De estas seis donaciones del hospital Can Misses, dos de ellas procedían de la Policlínica Nuestra Señora del Rosario. Esta media docena de donaciones generó 10 extracciones de riñones, cuatro de hígado, dos de corazón, siete de pulmones y una de intestino. Unos órganos donados que, a su vez, supusieron siete trasplantes de riñón, tres de hígado, dos de corazón, cinco de pulmones y uno de intestino, uno de los cuatro que ha habido en España. Otros cinco pacientes de Ibiza recibieron un trasplante de riñón en el Hospital Universitario Son Espases.

Balance por islas
La Conselleria de Salut del Govern dio a conocer ayer el balance de actividad de 2019 de la Coordinación Autonómica de Trasplantes de Balears. El año pasado se extrajeron 198 órganos para trasplantes procedentes de 62 donantes. Esta cifra de donantes supone alcanzar una tasa de 54,4 donantes por millón de habitantes, casi seis puntos por encima de la media estatal. «Estamos orgullosos. Somos las cuarta comunidad del Estado con la tasa más alta de donantes. Gracias al altruismo de los donantes, sus familias y de los profesionales», dijo ayer la consellera de Salut. Patricia Gómez, al presentar los datos de Balears. Por islas, en 2019 se registraron 51 donantes de órganos en Mallorca, los seis mencionados en Ibiza y Formentera y cinco en Menorca.

Balears cerró el año con una cifra récord de trasplantes. El hospital Son Espases realizó 83 trasplantes de riñón, tres más que en 2018, cinco de pacientes de Ibiza, tres más que en 2018, que destacó el trabajo de los profesionales. «Somos la comunidad más altruista porque donamos fuera 90 órganos y sólo hemos recibido ocho órganos, riñones, de pacientes más complejos», dijo la consellera. Balears es, además, la comunidad con la tasa más alta de donantes extranjeros y que ha registrado un descenso de las negativas, un 12,6% frente a la media nacional que es de un 14%.

Coordinación
Julio Velasco, coordinador de Trasplantes del Hospital Universitario Son Espases, destacó el trabajo de los profesionales que participan en el proceso de la donación. «Participa mucha gente. Es muy importante la logística y la coordinación hospitalaria», apuntó. La UCI es uno de los servicios que genera más donantes. Velasco recordó, además, que la petición de órganos se hace «cuando un enfermo ha llegado a una muerte encefálica y es cuando le preguntamos a la familia lo que el paciente quería hacer con sus órganos».

La donación se produce en la mayoría de los casos tras la muerte encefálica del paciente, debido a un traumatismo cranoencefálico tras un accidente o por una hemorragia cerebral. No obstante, desde hace unos años, concretamente 2016, se permite la donación asistólica, una técnica que permite la donación de órganos en parada cardiorrespiratoria y permite incrementar el número de donaciones. De hecho, 20 de los 62 donantes, el 32%, proceden de la donación en asistolia.

Alrededor de un centenar de personas están en lista de espera renal en Balears y el tiempo de espera es de un año, aproximadamente. «Es una lista de espera corta y el tiempo es relativamente corto. Es una de las comunidades en la que los pacientes esperan menos para un trasplante renal. Se generan muchos riñones», dijo Miguel Agudo, coordinador autonómico de Trasplantes.

Trasplantes hepáticos
Una de las cuestiones pendientes es la posibilidad de que se puedan hacer trasplantes hepáticos en Mallorca, una de las promesas de la Conselleria de Salut, ya que la mayoría se trasplantan en el Clínico de Barcelona, «con muy buenos resultados», apuntó la consellera. Para poner en marcha este recurso, el director del Servei de Salut, Juli Fuster, considera que «es clave fichar como mínimo a un hepatólogo y en España no vamos sobrados de profesionales. Es cierto que dimos unos plazos pero lo importante es que cuando se haga sea con la mayor calidad posible, no por cumplir los plazos», señaló.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.