Coronavirus

Una familia ibicenca ante el coronavirus

Joana Fe Schmitt, con marido e hija, relata cómo pasó la escala en la terminal del Aeropuerto Internacional de Hong Kong antes de viajar a Barcelona y posteriormente a Ibiza

| | Hong Kong (China) |

Valorar:
preload
La familia ibicenca no se quitó la mascarilla en ningún momento.

La familia ibicenca no se quitó la mascarilla en ningún momento.

Las 21.00, hora local del pasado martes 11 de febrero. Aeropuerto Internacional de Hong Kong. Una familia ibicenca hace una escala de tres horas en la terminal de este aeropuerto de China para coger un vuelo a Barcelona. La preocupación es máxima. La escalada de víctimas por el coronavirus es cada vez mayor.

La terminal está prácticamente desierta. Todos los negocios están cerrados. La prioridad de estos ibicencos está clara: que el tiempo de espera en la terminal pase lo más rápido posible. «Estábamos muy preocupados. Todas las tiendas del aeropuerto estaban cerradas. Parecía un desierto. Tampoco hablamos con nadie durante las tres horas que pasamos en la terminal. Nos alejamos de las personas. Incluso nos lavamos las manos con alcohol como medida de precaución. Eso sí, en todo momento teníamos puestas las mascarillas por la peligrosidad del virus». Así relata la ibicenca Joana Fe Schmitt cómo se sintió junto a su marido y su hija durante la parada en el aeródromo de Hong Kong.

Antes de pisar la terminal del Aeropuerto Internacional de Hong Kong, los tres ibicencos pasaron un control de temperatura para comprobar si tenían fiebre. Los tres miembros de esta familia pasaron el control perfectamente. Esta medida de control fue la única a la que se sometieron durante los tres vuelos que cogieron para llegar a Ibiza. Acto seguido, ocuparon tres asientos en un espacio de la terminal completamente vacío. El miedo al contagio no estaba presente en esta familia, pero sí la preocupación.

De los 300 pasajeros que tenían asiento en el trayecto Hong Kong-Barcelona, tan solo se subieron al avión un total de 50. «Muchos no cogieron el vuelo debido al coronavirus. Todo el pasaje estaba con las mascarillas. Además, pudimos elegir el asiento por la falta de gente», cuenta Schmitt tras añadir que una vez en Barcelona todo estaba en calma.
La preocupación se esfumó por completo una vez llegados a la isla de Ibiza. Un viaje que nunca olvidarán.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

¿Familia ibicenca?
Hace 7 meses

Pot ser que no semblin eivissencs, però només sentir-los parlar s'els nota un accent eivissenc pagès impressionant. Ja ja ja ja ja ja ja...

Valoración:3menosmas

Veo que las prevenciones a contagio son minimas
Hace 7 meses

Si vienen de un foco de contagio se les debería poner en cuarentena. No quiero saber cuantos chinos han muerto con la máscara puesta. La máscara no sirve de nada, sino las estarían repartiendo en vez de vacunar contra la gripe normal a nuestros mayores.

Valoración:5menosmas

eivissano
Hace 7 meses

Los ibicencos tampoco somos ibicencos ya que por genética somos franceses, flipas!

Valoración:-8menosmas

Robustiano Cipotón
Hace 7 meses

Me encantan los comentarios de uep y de José, deben estar de acuerdo con Anna Erra ya que el ser eivissenc debe reconocerse de manera física. Y como por lo menos, son mursianus, no son de raza eivissenca, no son parte del espíritu del pueblo eterno.

Valoración:-7menosmas

uep
Hace 7 meses

periodista!!!! una mica de rigor i sentit comu.....que visquen a Eivissa NO vol dir que siguen eivissencs, de res...

Valoración:23menosmas

Jose
Hace 7 meses

A carai!!! si és na Joana de can Schmitt de Sant Mateu!!!

ja ja ja

Valoración:26menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1