Los pacientes que necesiten sedación podrán hacerse resonancias en Can Misses

Inversión de casi 300.000 euros en alta tecnología para mejorar diagnósticos y evitar traslados

| Ibiza |

Valorar:
preload
La ginecóloga Irene López Seijas utilizando el nuevo ecógrafo.

La ginecóloga Irene López Seijas utilizando el nuevo ecógrafo.

Área de Salud de Ibiza y Formentera

Los pacientes que necesiten sedación para una resonancia magnética podrán realizarse esta prueba en el hospital Can Misses. Hasta ahora, los pacientes que necesitaban sedación para hacerse esta prueba diagnóstica se remitían a otro centro. Los pacientes que necesitan sedación son aquellos con necesidades especiales y/o con claustrofobia, que tienen dificultades para estar en un espacio cerrado como es la resonancia.

El Área de Salud de Ibiza y Formentera adquirió en septiembre un monitor que permite la sedación y el control de las constantes vitales en la resonancia magnética para el Servicio de Anestesia. Concretamente se adquirió por concurso el sistema TeslaM3 de monitorización de pacientes durante la realización de resonancias magnéticas, un aparato de alta tecnología cuyo coste fue 63.132 euros.

Desde el Área de Salud explicaron que este nuevo sistema de monitorización de pacientes durante la resonancia «posibilita el control y seguimiento de sus signos vitales y evitará traslados que hasta el momento eran necesarios en el caso de pacientes a los que había que sedar durante la realización de la prueba». El nuevo dispositivo está diseñado para la supervisión continuada de electrocardiograma, oximetría de pulso, presión sanguínea no invasiva, presión sanguínea invasiva, temperatura, respiración, capnografía, oxígeno y agentes anestésicos.

También se ha comprado un arco quirúrgico, un ecógrafo de última generación para el Servicio de Ginecología y Obstetricia y un broncoscopio para el Servicio de Neumología. Esta inversión en alta tecnología asciende a 284.589 euros y supone una ampliación de la cartera de servicios del hospital Can Misses.

Los servicios quirúrgicos, especialmente los de Cirugía Vascular, Urología y Traumatología, así como también el equipo de la UCI encargado de la colocación de marcapasos, cuentan con un nuevo arco quirúrgico General Electric Elite II, adquirido en noviembre por concurso por 107.690 euros. «Este nuevo aparato permite obtener una extraordinaria calidad de imagen, con gran resolución y nitidez, a dosis bajas, percibir más detalles y zonas anatómicas independientemente de la densidad del paciente, así como también mejorar la eficiencia del equipo quirúrgico», explicaron desde el Área de Salud.

Diagnóstico fetal

El Servicio de Ginecología y Obstetricia, por su parte, dispone de un nuevo ecógrafo de última generación General Electric, adquirido en noviembre por concurso por 69.118 euros. Este ecógrafo ofrece una gran calidad de imagen en 2D y 3D y es un instrumento esencial para el estudio del feto en una plataforma con una gran ergonomía. Las herramientas de medición automática permiten, además, mejorar el diagnóstico.

En noviembre se mejoró tecnológicamente el Servicio de Neumología con la compra por concurso por 44.649 € de un broncoscopio Olympus, que ofrece una óptima calidad de la imagen. El nuevo broncoscopio ultrafino perfecciona el acceso a áreas profundas del pulmón, ayuda a aproximarse a la lesión y la identifica por medio de minisondas ultrasónicas.

Para la directora gerente, Carmen Santos, «la inversión realizada permitirá mejorar la calidad asistencial y evitar traslados, como en el caso de la sedación en resonancias. Esta alta tecnología mejorará los procesos diagnósticos y tratamientos en servicios tan importantes como el de Cirugía Vascular, el de Anestesia, el de Neumología y el de Ginecología y Obstetricia».

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.