Dia de les Illes Balears

A caballo entre Ibiza y Menorca

|

Valorar:
El espectáculo de doma menorquina fue uno de los actos centrales del Día de Balears en el Hipódromo de Sant Rafel.

El espectáculo de doma menorquina fue uno de los actos centrales del Día de Balears en el Hipódromo de Sant Rafel.

El Hipódromo de Sant Rafel acogió ayer los actos principales de la celebración institucional del Día de Balears con diferentes actividades, espectáculos y demostraciones de las tradiciones ibicencas.

Las puertas del edificio se abrieron desde bien temprano al público que quiso disfrutar de esta jornada festiva, en compañía de los altos representantes de la isla que se dejaron ver en sociedad.

En uno de los rincones del complejo se aglutinaban los diversos artesanos de la isla que acudieron a preparar una muestra de sus habilidades.

Antonia pertenece a la asociación artesanal Eines i Feines y participó en el taller que enseñaba a elaborar utensilios con caña. «Este taller se basa en la caña, con la que hacemos instrumentos como el brunyidor, el calatrec o el roncador. También confeccionamos pulseras con la semilla del algarrobo y caña fina», relató.

La artesana comentó que este material se usaba normalmente para confeccionar estos y otros objetos de caña, porque «antiguamente la pagesía fabricaba los juguetes para los niños».

A su lado estaba Emeric, que en lugar de instrumentos y juguetes vendía miel de «abeja 100% ibicenca». Los tarros del dulce líquido tenían diferentes tonalidades de amarillo y dorado que resplandecían a la luz del sol y, según indicó el apicultor, se debe a la flor de la que alimentan las abejas que les marcan la época del año en que la recolectan.

«En la época de primavera sacamos la miel de los panales que tenemos en las fincas de naranjos y limones, después están las de las flores de tomillo en junio o julio, las de milflores en verano y las de romero, que si ha llovido en septiembre se puede recolectar desde octubre hasta marzo», señaló Emeric, que empezó hace más de una década con seis panales en Ibiza y ahora asegura que junto a su hijo trabajan cerca de 500.

Sin embargo, el apicultor tiene claro su objetivo: «Lo más importante es la polinización del campo, ya que si no hay abejas las plantas se mueren».

Tras los actos institucionales comenzaron los lúdicos, como la suelta de paloma y el espectáculo de doma menorquina a cargo del Club Hípic sa Creueta-es Migjorn.Cristóbal Camps es integrante del club y según indicó para este tipo de doma se emplean caballos autóctonos de la isla que tienen que ser «negros y de sangre más caliente que los pura raza española».

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.