Coronavirus

Pimeef propone cerrar los negocios, menos los de primera necesidad

Alfonso Rojo solicitó, para ello, poder congelar los pagos a los bancos y a los proveedores

| Ibiza |

Valorar:
Imagen del centro de Ibiza, sin mucha gente por las calles.

Imagen del centro de Ibiza, sin mucha gente por las calles.

DANIEL ESPINOSA

Los empresarios de Ibiza hablaron ayer unánimemente. Las medidas anunciadas por el presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, y del Govern autonómico, Francina Armengol, les parecen insuficientes.

Así se expresó, por ejemplo, el presidente de la Petita i Mitjana Empresa d’Eivissa i Formentera (Pimeef), Alfonso Rojo, quien propuso cerrar, durante unas tres semanas, todos los negocios de la isla –y no sólo reducir el aforo a 300 personas, como estableció ayer el Govern–, menos aquellos de primera necesidad, como podrían ser supermercados o farmacias. Rojo opta por esta vía en vista de que la recomendación de las autoridades es que todo el mundo permanezca en casa el máximo de tiempo posible.

Este asunto se estudiará el próximo lunes, cuando está prevista una reunión –quizá por videoconferencia– con la junta directiva de la asociación, compuesta por unas 50 personas. Como están a la espera de una posible nueva información del Gobierno, hoy, después de la reunión de Pedro Sánchez con los presidentes de las Comunidades Autónomas, será entonces cuando los empresarios decidan si resulta «rentable» abrir los establecimientos o no.

Eso sí, Rojo aseguró que, para ayudar a las empresas durante el tiempo en que dure esta situación, en que verían congelados sus ingresos, sería necesario, por parte del Gobierno, que también se «congelen» los pagos a bancos y proveedores. Preguntado por la posibilidad de realizar teletrabajo, el presidente de Pimeef lo vio difícil, porque, aunque depende del tipo de servicio que tenga la empresa, aproximadamente el 80 por ciento de ellas, como supermercados y talleres de coches, necesitan de una «atención física» al cliente. Finalmente, Rojo aseguró que cree que la Semana Santa será, este año, una «temporada perdida», al tiempo que reconoció la «incertidumbre total» que se vive actualmente.

Preguntado al respecto de la idea de Rojo de cerrar todos los establecimientos menos los de primera necesidad durante un tiempo, el presidente del Consell d’Eivissa, Vicent Marí, se limitó a asegurar que, desde el Consell, se hará «caso» y se aplicarán todas las medidas que vengan desde el Govern balear y desde el Ejecutivo central.

¿Por qué desde el lunes?

Por su parte, la presidenta de la Federación Hotelera de Ibiza y Formentera, (Fehif) Ana Gordillo, estuvo de acuerdo con Rojo en que la situación «afectará» a las previsiones de Semana Santa, pero mostró su «esperanza» en que remita cuanto antes. En este sentido, Gordillo se preguntó por qué las medidas anunciadas por Pedro Sánchez se empezarán a aplicar el lunes. Así, instó a las instituciones a seguir el ejemplo de Italia, ya que prevé que, de llegar en esta situación a abril, se perderán también los meses de mayo y junio.
Mientras tanto, el vicepresidente de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB), José Antonio Roselló, recordó que los agentes sociales enviaron un documento al Gobierno central para flexibilizar los ERTEs y los contratos fijos discontinuos. Roselló también abogó por demorar la apertura de los negocios en beneficio de todos.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.