Coronavirus

Dame una buena razón para entrar

| |

Valorar:
preload
En un goteo constante de personas, las puertas de la terminal se iban abriendo. Salían mujeres, hombres, altos y bajos, pero la inmensa mayoría tenía algo en común. Lucían mascarilla en sus caras y guantes en las manos. La preocupación por el coronavirus es grande y toda precaución es poca.

En un goteo constante de personas, las puertas de la terminal se iban abriendo. Salían mujeres, hombres, altos y bajos, pero la inmensa mayoría tenía algo en común. Lucían mascarilla en sus caras y guantes en las manos. La preocupación por el coronavirus es grande y toda precaución es poca.

MARCELO SASTRE
Dame una buena razón para entrarDame una buena razón para entrar

El aeropuerto sigue mostrando un aspecto desolador, fantasmal. La soledad te llena en un edificio en el que lo único que se oyen son los propios pasos. La pantalla de llegadas está prácticamente vacía, pero antes de la hora de comer dos aviones tocan tierra. Uno viene de Barcelona. El segundo, de Palma.

Los pasajeros se encuentran una Ibiza blindada. No es el recibimiento al que están acostumbrados cuando llegan a este paraíso. De sobra son conocidas las restricciones aéreas y marítimas impuestas por el Govern balear para frenar la expansión de la COVID-19 que llenaron las páginas de este periódico y coparon informativos. Unas medidas que se van actualizando diariamente ante el avance de una enfermedad que está asolando a todo el planeta. Estas restricciones vinieron acompañadas de una reducción severa del número de vuelos. Además, los pasajeros tienen que justificar la causa de su desplazamiento para poder llegar a su destino.

Todo esto ya se está llevando a cabo en el aeropuerto de Ibiza. Así lo notificaron ayer las personas que llegaron de Barcelona y Palma, ya que los medios no pueden acceder a la zona de maletas en las que estaba instalado un dispositivo de la Guardia Civil. Los pasajeros, en algunos casos, tuvieron que hacer más de una hora de espera para pasar el control de seguridad. El dispositivo controlaba, uno a uno, a todos los viajeros que tomaron tierra en la isla. Además, tras las unidades de la Guardia Civil se encontraba un equipo de enfermeras que se encargaba de hacer preguntas básicas e informar y concienciar a los recién llegados, la inmensa mayoría residentes en la isla.

Las puertas se abrían y cerraban en un constante goteo de las personas que, una a una, pasaban el control. Entre las llegadas de Barcelona se encontraba Rafael Gonzalo, que aterrizó tras una odisea aérea de miles de kilómetros ya que su lugar de origen era Sudán. A Ibiza llegó tras hacer escalas en Dubái, Hungría y Barcelona. Este viajero destacó el control que se estaba haciendo en Ibiza después de pasar por tantos aeropuertos: «En Jartum (capital de Sudán) y Dubái hay menos control, pero, una vez que entras en Europa, ya se nota que la cosa está seria. Eso sí, ni en Hungría ni en Barcelona había un control como el que nos hemos encontrado aquí».

También Rosana, que fue la segunda en salir por las puertas, destacó que las medidas de prevención habían sido «buenas». Aseguró que les habían preguntando minuciosamente uno a uno por el motivo de su viaje y les habían solicitado la documentación para corroborar que decían la verdad. Además, mostró un papel que les había entregado el personal de sanidad con recomendaciones básicas para prevenir el virus.

También hubo voces críticas en otros aspectos. María Lara Escandell estaba conforme con la medidas adoptadas en el aeropuerto, pero no tanto con las adoptadas por la compañía aérea. «Creo que íbamos demasiado cerca unos de otros. Todas las filas ocupadas y solo se dejaba libre el asiento del centro. No me parece suficiente», lamentó antes de sugerir que «quizá sería más conveniente que hubiese dos vuelos y que los pasajeros fuésemos más espaciados». Sobre este asunto, también se quejó otra de las pasajeras. Avelina habló de la poca distancia que había en su vuelo entre Alicante y Barcelona, pero pensaba que en el avión que la trajo a Ibiza la separación era suficiente.

Estas medidas de llegada no fueron las únicas que había ayer en la terminal ibicenca. El personal de AENA informaba a las personas que se acercaban a recoger viajeros que no podían estar dentro del edificio y que debían esperar en sus vehículos si no querían llevarse una reprimenda de la Guardia Civil.

Nos despedimos del aeropuerto tras una hora esperando y aún no había salido ninguno de los viajeros procedentes de Palma. El silencio seguía existiendo. Fuera, una larga fila de personas esperaban por el servicio de taxis.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Quédate en casa
Hace 5 meses

Que no se puede quedar con nadie..Ahora mismo todos en casa !!!!!....

Valoración:menosmas

Perdona
Hace 5 meses

No me importaria quedar contigo ...enseñarte el informe medico y ahi si quieres podemos hablar ....

Valoración:-2menosmas

A perdona
Hace 5 meses

Un alta falsa dice... Lo mejor que han podido hacer ante lo que se viene es darte una alta precoz y prepararse para tener todos los recursos disponibles si es necesario. Me gustaria conocer tu criterio medico para poder valorar esa alta falsa y me encanta tu conciencia de ya puede estar los hospitales en estado de alerta que yo me voy a que me operen. Crack!

Valoración:3menosmas

Perdona
Hace 5 meses

Yo quiero salir de la isla para poder operarme...ya que en can misses me han dado un alta falsa que tendre que denunciar....y no hay vuelos hasta mayo.....asi que no piar tanto he informaros un poco...que parece que esta isla es la isla perfecta......

Valoración:-5menosmas

anda ya
Hace 5 meses

La razón para entrar es que son de aquí, viven aquí y mejor aquí que en la península que hay mas contagios, salir puede salir de una forma justificada se le supone.

Valoración:3menosmas

RAZÓN PARA SALIR
Hace 5 meses

En los barcos solo pueden acceder camiones y sin una autorización te sancionan y no puedes llegar a tu destino, las vías de comunicaciones están tomadas por la policía. Queremos un salvoconducto para los residentes de las islas.

Valoración:-4menosmas

Chiquito sigue Grande
Hace 5 meses

Pero es que no hay restricciones para salir, el que tenga un billete se puede ir cuando quiera, y desde aquí quisiera dar mi más sincera felicitaciones tanto al personal de Sanidad y los GC del aeropuerto, que son los primeros que se exponen al contagio,, y realizan un trabajo encomiable

Valoración:11menosmas

RAZÓN PARA SALIR
Hace 5 meses

Deberían dejar salir y no entrar. En esta situación, de altísimos alquileres, de pérdidas de empleos. Con la peor temporada en décadas que está por venir. Ante el peligro de que ésta situación se alargue y pueda provocar un caos, un crack económico y desabastecimiento, entre la creciente tensión entre China y EEUU culpandose sobre el origen del virus. EEUU va camino de superar a Italia. La isla no es mejor lugar donde quedarse. Con un test negativo deberían dejar marchar a los que dispongan de viviendas en la península o quieran alquilar por un buen tiempo en algún pueblo tranquilo. Y no es por meter miedo las consecuencias geopolíticas a medio plazo van a ser de muchísima tensión y conflictos armados.

Valoración:8menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1