Coronavirus

La construcción, único sector capaz de garantizar actividad económica a corto plazo en las Pitiusas

Podría dar trabajo a 15.000 personas en total a pleno rendimiento, lo que a su vez podría incrementar el consumo interno

| Ibiza |

Valorar:
preload
Imagen de una de las obras que volvió al trabajo hace dos semanas.

Imagen de una de las obras que volvió al trabajo hace dos semanas.

DANIEL ESPINOSA

Todas las miradas sobre el ladrillo. Empresarios, profesionales, agentes sociales y políticos van tomando conciencia de que el único sector con capacidad para mantener cierta actividad cuando se levante el estado de alarma y volvamos a la normalidad es la construcción. Obra pública y obra privada.

Conforme pasan las semanas, la esperanza de que haya turismo se desvanece. No hay ni un solo dato en toda Europa que justifique el optimismo con el que se despachan cifras ni previsiones en las últimas semanas. Ni junio, ni julio, ni agosto por mucho que el Govern diga que el peor escenario es un 25% de turismo en agosto.

«Firmaría ahora mismo que pudieran venir todos aquellos que tienen su segunda residencia aquí», señala a Periódico de Ibiza y Formentera , el secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT), Fernando Fernández. «Es muy difícil que abran los hoteles», admite.

El presidente del Consell d’Eivissa, Vicent Marí, es quien ha mantenido un discurso más realista respecto a la próxima temporada. Ya advirtió a principios de mes que «sin medicamento, ni vacuna, no habrá temporada» y que el objetivo era empezar «con normalidad 2021».

«Si en agosto tenemos un 25% de turismo, como ha dicho el Govern, merecerá que lo celebremos con castillos de fuegos artificiales», ironiza el secretario general de la UGT, muy preocupado en poder garantizar la cobertura a los miles de trabajadores de la hostelería (34.343 en agosto de 2019) tras la finalización de los ERTEs del estado de alarma. «No supondrá que podamos recuperar la actividad en la hostelería», vaticina.

Esta previsión es compartida, en líneas generales, por el presidente del Colegio de Arquitectos, Iván Torres, y por la presidenta de los constructores de la Pimeef, Consuelo Antúnez, con los que también ha hablado este periódico.

Los tres, sindicatos, empresarios y profesionales, coinciden milimétricamente en que a corto plazo Ibiza y Formentera solo tienen una carta en su mano: que la construcción trabaje a toda máquina.

«Este verano no habrá restricciones por molestias de ruidos y lo tenemos que aprovechar», pone sobre la mesa la patronal.

Iván Torres ha trasladado al presidente del Consell d’Eivissa que «necesitamos que la construcción tire y empuje del carro».

Adelantar la licitación de los proyectos de obra pública que en circunstancias normales se construirían en un lustro y desatascar las licencias de obras que aguardan sortear el tapón que hay en los ayuntamientos -y que los arquitectos cifran en 26 meses de media de retraso en la obtención de las autorizaciones- son las dos ideas fuerza que manejan los agentes sociales. Hay más, como las rebajas en el impuesto de construcción, en el IBI, legalizaciones y ampliaciones. Todo suma.

«Seguramente habrá promotores que no se arriesguen a empezar a construir, a pesar de que las licencias tienen un tiempo de ejecución, porque prefieran ser prudentes y no sea el mejor momento para ellos de pedir hipotecas y endeudarse. Pero habrá muchos que sí tengan capacidad para construirse o reformarse sus viviendas y éstas son las que no podemos dejar escapar y hemos de empujar», reflexiona la presidenta de la patronal.
«Hemos pedido a la administración que libere toda la obra civil que sea posible», relata el sindicalista.

«Reclamamos que se liciten en lotes más pequeños para que las empresas más pequeñas de aquí podamos optar a las licitaciones», explica en esta línea Consuelo Antúnez quien, como no podía ser de otra manera, coincide con el representante de los trabajadores.
«Tenemos un déficit importante en carreteras, en depuradoras, en redes de alcantarillado y de agua potable –con pérdidas del 30%-, en vivienda de protección oficial. Ahora es el momento de actuar en todos estos ámbitos», insisten desde UGT.

Imaginación
Iván Torres reclama «imaginación» a los políticos. «En 2012, se tomaron decisiones normativas muy acertadas que dinamizaron la construcción y permitieron que Baleares saliera antes de la crisis. Ahora hay que hacer algo similar». «Así se lo hemos transmitido al Consell».

Desde el Consell, pidieron hace un par de semanas al Govern una intervención decidida en este sentido. Según fuentes de la institución, el gobierno insular está trabajando en articular un paquete de medidas encaminadas a dinamizar el sector de cuyos detalles aún no se tienen noticias.

Ampliaciones para facilitar la modernización de los hoteles y legalizaciones de construcciones en suelo rústico fueron dos de las medidas que funcionaron entonces y que el Govern de Armengol redujo y eliminó respectivamente.
«A lo mejor se pueden recuperar, sin perjuicio de que adoptemos otras», reflexiona Torres.

15.000 trabajadores
En febrero, había 9.500 personas trabajando directamente en las obras. Era un momento dulce y estaba siendo un buen año. A esta cifra, hay que añadir el personal que es importado de fuera, toda la fuerza comercial que presta servicio directamente a un sector que también tira del transporte de mercaderías y de muchos profesionales que se dedican en exclusiva a ello: arquitectos, aparejadores, ingenieros, diseñadores de interiores, topógrafos, tasadores, agentes de la propiedad inmobiliaria. Y de otros que también tienen parte de su negocio aquí: abogados, notarios, registradores, entidades financieras.
No se sabe con exactitud a cuánta gente puede dar trabajo el sector de la construcción a pleno rendimiento. «Es posible que pueda llegar a dar trabajo a 15.000 personas fácilmente», admite Antúnez.

Quizá más. «No solo hay que mirar el trabajo directo o indirecto», reflexiona Fernández. «Si toda esta gente tiene trabajo, consume más en los bares y restaurantes que puedan estar abiertos y en el comercio de proximidad y toda la rueda funciona mejor».

Del taxi al andamio

Antes era más habitual que en los últimos años que personal de hostelería trabajara en invierno en la construcción y en verano en la hostelería. «Aún queda que gente que trabaja en el taxi o en otros sectores de la hostelería durante la temporada porque la obra es muy dura en verano y en invierno va a la obra. Nuestra temporada alta es invierno, pero es obvio que en estas circunstancias podría darse un mayor trasvase que en ejercicios pasados si realmente el sector tira del carro y necesita mano de obra», concluye Antúnez.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 2

A Jaluso
Hace 6 meses

Me pregunto como te ganas la vida para opinar así ?

Valoración:menosmas

Si no tienes otra cosa....
Hace 6 meses

A construcción y el campo son trabajos duros pero si no tienes otra cosa, hay que cogerlos, no solo eso, a quien se niegue, si no es por causa médica, habría que retirarle toda ayuda o paro. Luego nos quejamos de que si viene mucha gente de fuera aquí a ocupar puestos. En definitiva, si no tienes otra cosa, a coger habas. Es lo que hay y hay que adaptarse.

Valoración:6menosmas

DIMISION
Hace 6 meses

Con una caída del más del 10 por ciento del PIB, la venta de viviendas congeladas y los que tienen un poco ahorros guardando a ver lo que sucede con este país comunista no esperéis que la construcción nos va a salvar. Puede ser que se congelen muchos proyectos y retrasen muchas obras que no estén muy avanzadas...Con este gobierno de aficionados estamos a la deriva en una tormenta perfecta.

Valoración:-7menosmas

Julso
Hace 6 meses

Turismo o ladrillo, turismo o ladrillo, desde luego con estas ambiciones y estas apuestas tan ridiculas este pais nunca va a aspirar a nada. Y luego algunos preguntan xq no nos podemos poner a fabricar en españa respiradpres o tests...

Valoración:12menosmas

Xavo III
Hace 6 meses

No se preocupen, ya tirarán del carro los subsidios, que no se sabe como ni quien los pagará (ah sí, claro, de momento los que les quede algo por esquilmar). Este País social comunista nos arrastra al precipicio a marchas forzadas. En Ibiza solo tenemos turismo, nada más. Y todo lo que pueda paliar esta grave situación debe ser considerado. Trabajadores de la construcción, en su mayoría votantes socialistas y comunistas, vayan tomando nota de quien les da trabajo y quien les lleva a la más absoluta de las ruinas. Ustedes mismos.

Valoración:-6menosmas

Conocimiento
Hace 6 meses

Como se nota aquí quien tiene idea de la industria de la construcción aquí y quien por sus opiniones tan irreales demuestran que lo raro es que no estén asesorando al gobierno en su huida hacia delante . Primero aquí no se habla de aumentar sino de reformar lo existente. A ver cuando os vais a enterar que es ilegal el alquiler turístico sin licencia !! Y vivir del campo no se podía cuando la población de la isla era la quinta parte de la que es hoy . Y era de subsistencia si tenían suerte ya que muchos años era de supervivencia. Y a veces no.

Valoración:2menosmas

Pepe
Hace 6 meses

El campo ibicenco es el que necesita ayuda e inyección económica. El dia que nos demos cuenta que los ladrillos no se comen, aprenderemos. Ojo que estoy a favor de fomentar todo el trabajo, por supuesto la obra y reforma. Sólo reduciendo el IVA un poco a los sectores productivos, ya sería.

Valoración:11menosmas

Residente
Hace 6 meses

Una medida acertada sería buscar la formula de aprobar los PGOU, que la burocracia de los Ayuntamientos tienen paralizados y dificultan las iniciativas de empresarios y particulares. En algunas de las últimas declaraciones en prensa se comunicó que la aprobación de estos documentos iba para dos legislaturas, un despropósito. La aprobación de la normativa urbanística podrían ser clave para garantizar actividad económica, pero con la seguridad jurídica que precisa este sector.

Valoración:10menosmas

Realitat
Hace 6 meses

El campo es duro y nadie quiere trabajarlo. Para ejemplo tenemos lo que está pasando con las cebollas: las españolas están pudriéndose en el campo porque nadie las quiere recoger, mientras el mercado se ha llenado de cebolla extranjera. El otro día fui al mercadona y cogí una malla sin mirar, pensando que eran de aquí. Cuando llegué a casa vi que eran de Nueva Zelanda!! La gente prefiere quedarse en casita mirando la tele o internet con la ayuda del Estado que tener que doblar el espinazo recolectando y con una nómina.

Valoración:31menosmas

Eneko
Hace 6 meses

Sigamos en moqueta do la isla con ladrillo,no pensemos como cambiar el modelo,asciendo lo que ya sabemos. Podríamos aprovechar esa falta de trabajo en reconvertir la isla en una isla autosuficiente,placas solares,energía eólica,cooperativas del campo,en fin hay otras soluciones,pero claro hay que pensar y querer en hacerlas.Lo fácil ya lo conocemos y nos hace dependientes.

Valoración:13menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 2