Bitácora de una distopía

El mes de junio

|

Valorar:
El mes de junio.

El mes de junio.

T. Ayuga

Junio siempre ha sido un mes bonito. El colegio terminaba y tras el baile de fin de curso nos permitían bañarnos en la piscina, cerrada el resto del año por el frío clima arandino. Comíamos todos los días frutas deliciosas, siempre rojas, y entre cerezas, sandías y fresas con nata celebrábamos el cumpleaños de mi hermana Miriam al aire libre. El cielo olía a cremas solares y la palabra vacaciones comenzaba a repiquetear en el aire.

Después llegó el instituto y las fiestas de los pueblos, la noche mágica de San Juan en la que siempre amanecíamos comiendo churros en bares extraños, las lluvias de Perseidas tiradas en la vía del tren con una manta y las tardes en las que nos oscurecía en la plaza. En la universidad los exámenes borraron su cigarral música de golpe y porrazo, pero tomar el sol en alguna vereda cercana al Pisuerga ponía luz a aquellos días de café y codos que nunca fueron tan largos como los de este 2020.

En junio nació también mi sobrina Carlota, quien lleva preocupada desde marzo por si no puede tener una fiesta a la altura de sus siete. Tuvo a bien esperarse a que yo estuviese en Madrid, donde tenía una reunión, a 15 minutos del hospital en el que vino a saludarnos y el mismo día el que unos años antes nació mi novio. Mi hermano Mario y yo, que no creemos en las casualidades, coincidimos en que era una señal que lo introducía del todo en la familia. Después su sobrina Sofía, y mi ahijada número 5, decidió venir al mundo un 14 de noviembre, para cerrar el círculo y darme también una sobrina con la que compartir tarta y velas. En definitiva, y sin ninguna duda, junio es un mes bonito.

La llamada que me llevó a terminar conduciendo el programa matinal de la Cadena Cope en Burgos a la semana que concluir mi contrato en la Ser de Valladolid se produjo un 4 de junio, el mismo día en el que nació María, quien se convirtió en Ibiza en mi hermana del alma. Y fue precisamente desde esa emisora desde la que cuatro meses después me trasladaron a la isla. Para terminar con las razones que me llevan a pintar de rosa y azul este mes, también en junio nació Ana, quien es, desde que nos conociésemos hace más de una década al amparo de un partido de pádel, mi maestra, mi confidente y mi amiga de vidas pasadas y futuras.

Puede que este 7 de junio termine el estado de alarma y con él esta bitácora, dentro de una semana exactamente, o tal vez no y sigamos juntando letras y miradas pero, sea como fuere, lo haremos desde esta nueva fase que se ha vestido de una falsa tranquilidad que nos lleva a olvidarnos del confinamiento y a repetir patrones. Nos morimos por dar todos los abrazos que hemos fabricado para los nuestros sin darnos cuenta de que pueden llevar precisamente esa palabra cosida, llenamos playas y terrazas y nos sacudimos los restos de la pandemia como si hubiesen sido una mala pesadilla, pero lo cierto es que han sido de verdad y que esto todavía no ha acabado.

Hemos metido el pie poco a poco en el agua, aterrados por si estaba fría, y al ver que no pasaba nada nos hemos tirado en bomba sin darnos cuenta de que una vez dentro tal vez ya no podamos salir y que lo importante es ver despertar otro junio, aunque no sea este y debamos esperar un año para que el monstruo escampe, porque siempre ha sido un mes bonito y para que no cambie los hospitales deben estar vacíos y las pandemias quedarse en un mal sueño.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

Anterior
Página 1 de 1
Siguiente

Manuuuuu
Hace un año

Pues si, aunque sea rebatiendo columnas de una periodista, me encanta que alguien comente, lea y mencione a la Iglesia Católica, vamos manuu poquito a poco lo conseguiremos....
Valoración:3menosmas

Rigoberta Menchu
Hace un año

Un artículo precioso Montse, gracias por compartir tu día a día con nosotros y por cierto, ¿conoces de algo a Manumenorca? porque el pobre se debe creer que él también columnista rebatiendo cada día tu bitácora, y creo que no se han enterado de que tienes novio, así que aire, y de que si quería ser periodista debería haber estudiado la carrera.
Valoración:3menosmas

manumenorca
Hace un año

... al salir de la vagoneta del Dragon Khan por segunda y última vez, estuve a punto de pillar la preceptiva camiseta molona con la inscripción "I survived the Dragon Khan", pero no lo hice, quizás porque no me gusta seguir una costumbre por que sí, porque todo el mundo lo hace... pero cuando termine lo más gordo de la desescalada -neologismo del que abusamos ya, pese a aparecer en rojillo en mi corrector-, lo más seguro es que me pediré una, porque no dudo que algún avispad@ se forrará fabricándolas con el motivo del COVID19, que no creo impugne ningún copiright... Trabajaste en la cadena de los obispos?... pobrecita, es cierto que a veces hay que rebajarse para poder hacer cash, pero opino que antes de aceptar ninguna oferta del clero apologético y faltón, hay que remover Roma con Santiago, más que nada por decoro para con uno mismo... en fin, ánimos, que te haya sido leve... buf
Valoración:-1menosmas
Anterior
Página 1 de 1
Siguiente