Activada la restricción de acceso a Dalt Vila y el sistema de permisos por un día

El acceso de vehículos a la Marina bajó dos tercios en mayo con respecto al año pasado

|

Valorar:
El Ayuntamiento ha realizado una campaña informativa entre vecinos y comerciantes de la reactivación de la zona Acire que se puso en marcha ayer.

El Ayuntamiento ha realizado una campaña informativa entre vecinos y comerciantes de la reactivación de la zona Acire que se puso en marcha ayer.

DANIEL ESPINOSA

Un cartel luminoso anunciaba ayer en el cruce de la calle del Compte de Rosselló y la calle Aníbal que ya está en funcionamiento la zona Acire (Área de Circulación Restringida) de Dalt Vila.

La reactivación de este control de acceso, tras su suspensión debido al estado de alarma, viene acompañada de una nueva herramienta para los residentes del recinto amurallado. Desde ayer pueden permitir el acceso de 10 vehículos al mes. Los vecinos deben enviar un correo electrónico a mobilitat@eivissa.es para solicitar el acceso a una plataforma digital para tramitar las autorizaciones. Cada acceso tendrá vigencia desde el momento de su solicitud hasta las 23:59 horas de ese mismo día.

Desde el Consistorio recordaron que el acceso al barrio de la Marina sigue siendo libre y que se estudiará aplicar la zona Acire sólo si la afluencia de vehículos al barrio es excesivo.

Acceso libre
En un día gris y con la llegada de turistas todavía restringida, ayer se podían ver pocos coches subiendo a Dalt Vila. Durante el mes pasado, con el acceso abierto, parece que tampoco hubo mucha gente de la isla que se aventurase con el coche entre las murallas. Al menos así le parecía a Lorenzo, residente de la zona en una de las casas más antiguas de Dalt Vila.

«Este verano parece que podremos aparcar. Normalmente entre los turistas de los hoteles y las personas que tienen casa y vienen solo los veranos ya hacían imposible encontrar aparcamiento», explicaba, al tiempo que añadía que él aparca muchas veces en verano en el aparcamiento disuasorio de Es Gorg para evitar dar vueltas inútilmente.

En la plaza del Sol, Mike, del bar restaurante Cucha Ibiza, apuntaba que Dalt Vila no es un sitio para subir con el coche, sino para pasear. Hace dos semanas que reabrió su negocio y dice que por las tardes es cuando recibe algo de clientela. Muchos mantienen la hora del paseo y aprovechan para recorrer las callejuelas del casco histórico de Ibiza.

Este es su segundo año en la isla y ya ve que será duro, «pero lo será para todos», añade a modo de consuelo.

Accesos en mayo
La entrada de coches en Dalt Vila bajó a la mitad con respecto a mayo del año pasado, según el sistema de conteo de la zona Acire, que no se ha detenido durante el estado de alarma.

En total fueron 1.138 los vehículos que accedieron a Dalt Vila el pasado mes de mayo, frente a los 2.570 coches que entraron en 2019.

Por otra parte en el barrio de La Marina el descenso fue de dos tercios. Fueron 2.048 los coches que pasaron por las calles del barrio, mientras que en 2020 circularon por el barrio 6.379 coches.

La media de entrada de vehículos en La Marina fue de 214 vehículos durante el mes de mayo de 2019 con la zona Acire en marcha, mientras este año sin control de acceso la media ha sido de 68 coches al día.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.