Coronavirus

Vuelven los voluntarios y la alegría a los «peludos» del centro de protección animal de Sa Coma

|

Valorar:
Los voluntarios han devuelto parte de la alegría a los perros y gatos que habitan el Centro de Protección Animal de Sa Coma.

Los voluntarios han devuelto parte de la alegría a los perros y gatos que habitan el Centro de Protección Animal de Sa Coma.

Como muchas actividades, con la llegada del estado de alarma decretado por el Gobierno para frenar el avance del coronavirus, los paseos con perros que hacían los voluntarios del Centro de Protección Animal de Sa Coma tuvieron que parar. Por fin este lunes, tras varios meses, los voluntarios volvieron a echar una mano a los profesionales de este centro responsabilidad del Ayuntamiento de Ibiza, y con ello también se recuperó parte de la alegría «entre los peludos» que habitan el lugar.

Muchos de los voluntarios son ya veteranos en esta labor tan importante para mantener alegres a los canes. Este es el caso de Gemma, que ya lleva siete años acudiendo a Sa Coma entre los huecos que le deja su trabajo «para dar una alegría a mis amigos y también dármela a mí porque ya son casi como de mi familia». Ayer salió con Sauron, y justo a su lado, Donell y Chica, dos ca eivissencs, tuvieron su momento de asueto de la mano de David, otro habitual en las salidas por los alrededores del centro.

Sin embargo muchas cosas han cambiado desde hace unos meses. Los voluntarios tienen que ir con mascarilla y los paseos se hacen los lunes, miércoles y viernes de 09.00 a 11.30 horas y para poder participar hay que concertar cita previa en el teléfono 680599345. Además, en la zona de acceso de las instalaciones se han instalado vallas para habilitar una entrada y salida diferenciada y que los voluntarios no coincidan en el momento de llegar o devolver los perros, y únicamente pueden acudir cada día 20 personas, distribuidas en turnos de diez cada uno. Por último, al finalizar el primer y comienzo del segundo turno, hay un espacio de 15 minutos para que se puedan recoger los perros sin aglomeraciones.

Según confirmó ayer la Concejala de Participación Ciudadana, Fiestas, Transparencia y Bienestar Animal, Montserrat García, actualmente hay unos 350 voluntarios fichados, ya que para poder echar una mano en Sa Coma es necesario darse de alta. Algunos vienen todo el año y otros únicamente en temporadas estivales, en huecos que les dejan sus trabajos de verano, y de ellos unos 15 tienen un pase especial para poder pasear a Perros Potencialmente Peligrosos (PPP).

De hecho, de los 65 perros que hay actualmente en Sa Coma García aseguró ayer a Periódico de Ibiza y Formentera que la mayoría son PPP. «Es una pena porque son perros que en muchos casos están muy estigmatizados cuando para muchos su verdadero problema es que no han sido bien educados o que sus dueños no han sido conscientes de lo importante y lo complicado que es tener un animal en tu casa», aseguró ayer la concejala del Ayuntamiento de Vila.

Descenso de perros y gatos
Montserrat García confirmó que desde que se decretó el estado de alarma «han entrado en Sa Coma 21 perros, de los cuales 13 han sido devueltos a sus dueños y los otros ocho se han quedado en el centro esperando ser adoptados». Además, también han entrado 11 gatos, el último de ellos uno pequeño negro, de apenas un mes, que fue encontrado en el motor de un coche junto a uno de sus hermanos que se está recuperando en el veterinario de una herida grave en una pata.

A pesar de ello, la concejala de Vila aseguró que el número de perros que actualmente habitan en Sa Coma ha descendido considerablemente en los últimos años. Concretamente «de unos noventa que fue la máxima cantidad que ha llegado a tener el centro se ha pasado a unos 65». También han bajado el número de gatos, teniendo fichados a día de hoy a 15.

Según García este descenso se debe a varios factores. El primero es que «ha mejorado considerablemente la concienciación entre la población de Ibiza, dándonos cuenta de que un animal no es un juguete que puedes abandonar cuando ya no lo quieres». Y otro, también muy importante, «son las campañas de esterilización de los animales que ha permitido, por ejemplo, destinar la zona pensada para cachorros a otros animales y así que estén más cómodos».

Además, el número de usuarios de Sa Coma puede que baje rápidamente porque el servicio de adopción que regresó el lunes 25 de mayo con cita previa está funcionando muy bien. Según la concejala de Vila, en estos días ya han encontrado un nuevo hogar dos perros y un gatito y ayer se estaba pendiente de la posible salida de otros tres. «Estamos muy contentos de la respuesta de la gente porque las adopciones están funcionando fenomenal desde que lo volvimos a poner en marcha y porque los perros que están saliendo son de los que más tiempo llevaban aquí y eso también es muy importante».

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.