Coronavirus

‘La Guerra de las Galias’ entre mascarillas, geles desinfectantes y distancia de seguridad

Unos 30 alumnos de 2º de Bachillerato y 4º de ESO reciben tutorías presenciales en el IES Quartó de Portmany en asignaturas como latín, griego, matemáticas, física o química

|

Valorar:
La opción de recibir tutorías presenciales de momento no está teniendo mucho éxito en Ibiza.

La opción de recibir tutorías presenciales de momento no está teniendo mucho éxito en Ibiza.

DANIEL ESPINOSA

Desde hace días todos los alumnos ya pueden pedir cita para sesiones de refuerzo presenciales y tutorías en los centros que ya están abiertos de 09.00 a 13.00 horas y de 15.00 a 19.00. Sin embargo, esto en Ibiza no ha tenido mucha aceptación, ya que los estudiantes prefieren seguir sus clases de forma telemática para terminar el curso de la forma más digna posible.

En el caso del IES Quartó de Portmany, en Sant Antoni, las tutorías para algunos de sus alumnos comenzaron hace dos semanas «de forma muy tranquila». Según explicó ayer a Periódico de Ibiza y Formentera su director, Fran Tienda, han optado por acudir al instituto unos 30 alumnos por día en 2º de Bachillerato y 4º de ESO, y con la llegada de la nueva fase apenas habrá cinco más en los tres primeros cursos de ESO.

Todos acuden porque tienen por delante el examen de la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) y entre las asignaturas más demandadas para recibir apoyo están matemáticas, física, química, inglés, catalán o latín o griego.

La profesora de estas dos últimas asignaturas es Maite Vázquez y estos días aclara las dudas que tienen Alexia, Natalia o Esteban sobre La Guerra de las Galias mientras todos intentan acostumbrarse a esta nueva situación. «Todo es muy distinto a todo lo anterior pero yo tenía muchas ganas de volver a tener ese contacto tan bonito que hay con los alumnos en un aula con pizarra y porque no es lo mismo dar clase de forma presencial que de modo virtual en una asignatura como la nuestra que requiere mucho contacto entre profesor y alumno».

De hecho, estos meses han sido complicados y han exigido a Maite cambiar muchas cosas. «Yo también soy profesora de griego, una asignatura que tiene un idioma distinto y como cada corrección que tenía que hacer me llevaba mucho tiempo decidí comprarme un ipad especial para poder dar clase de forma mucho más ágil a mis alumnos y que ellos lo tuvieran mucho más fácil a la hora de seguir mis clases de forma virtual».

El director del IES Quartó de Portmany, Fran Tienda, aseguró que las clases virtuales ha sido una experiencia que se ha demostrado «positiva» para seguir con las clases de forma virtual durante el confinamiento» pero que no es lo ideal «porque en un instituto o un colegio es básica la interacción entre alumnos y profesores».

Medidas especiales
Según Tienda para acceder a estas tutorías las familias y los alumnos rellenaron la correspondiente autorización que se les remitió por correo electrónico. Después, se les ha distribuido en grupos de cinco alumnos durante las primeras semanas y ahora estos grupos parasarán a ser de diez para respetar los cuatro metros cuadrados por alumno en cada aula.

En ellas se toman estrictas medidas de higiene, es obligatorio el uso de mascarillas si no se puede respetar la distancia de seguridad y después tienen que salir del centro por un lugar distinto al que han entrado. Incluso, cada grupo usa únicamente un aula para que luego pueda ser desinfectada junto a todo el material que se ha tocado y usado.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.