Primer día de selectividad de manera atípica

| Eivissa |

Valorar:
preload
Aspecto del Recinto Ferial ayer por la mañana en el primer día de las pruebas de acceso a la universidad.

Aspecto del Recinto Ferial ayer por la mañana en el primer día de las pruebas de acceso a la universidad.

DANIEL ESPINOSA
Aspecto del Recinto Ferial ayer por la mañana en el primer día de las pruebas de acceso a la universidad.

Estudiantes y profesores acudieron ayer al Recinto Ferial de Ibiza por motivo de las pruebas de acceso a la universidad, las cuales empezaron a las 9 de la mañana con Física y Filosofía, para seguir a las 12.45 con Inglés, y acabar la jornada por la tarde con Diseño y Griego a las 15.30 y Catalán a las 18 horas.


Los alumnos estuvieron esperando fuera con la mascarilla puesta antes de entrar en fila a las diferentes aulas. Primero entraron los de los meses pares, y luego, los de los meses impares, manteniendo la distancia de seguridad de metro y medio, «porque no lo parece pero es necesario», indicó Marina Sorà, alumna de Nuestra Señora de la Consolación.
Al entrar, decían la asignatura a la que se presentaban, un profesor les ponía gel desinfectante y les indicaba dónde tenían que sentarse en la fila.


El examen estaba encima de la mesa, tapado y sin poder mirarlo hasta que no fuera la hora exacta de empezar la prueba. También les explicaron cómo debían poner las pegatinas identificativas y que al dirigirse a ellos utilizaran mascarillas, ya que durante el examen podían quitársela, a menos que fueran grupo de riesgo.


«Está súper bien controlado pero es un poco estresante porque ya vas pensando en el examen, en lo que hay que hacer, en lo que no...», explicó Alejandra Serra, alumna de Sa Colomina.


Respecto al tema de la comida, la cafetería estaba cerrada, pero los chicos disponían de máquinas expendedoras por si no traían nada de comer. «Me he traído fruta y agua para hidratarme, que es muy importante», relató Marta García, del instituto Quartó de Portmany.


Además, el Recinto también disponía de aire acondicionado, lo cual los estudiantes agradecían porque no habían pasado nada de calor.


Los baños solamente se abrían si alguien salía de ellos, aunque todos respetaban y mantenían las distancias, lavándose las manos al entrar y al salir.


Primer examen
Los estudiantes salían más tranquilos después de su primer examen y comentaban entre ellos qué tal les había ido y qué opciones habían escogido. Se oían frases como «este examen ha sido fácil», «no digas respuestas», «yo he escogido el texto de Platón porque Kant me parecía muy difícil», «no he comido nada por los nervios», «relájate, te veo alterado».


Las circunstancias los ponían más nerviosos porque se examinan todos en el mismo sitio y «no es lo mismo ver a 20 personas dentro de un aula que haber 200, todos en un mismo recinto. Entonces, toda esa situación te agobia, más toda la presión que tienen los exámenes, de todo lo que llevas a lo largo del curso… Pero creo que es más la presión que tú te metes que los exámenes», aseguró Alba Martínez, estudiante del Isidor Macabich.
Los alumnos recibían mucho apoyo y palabras de suerte de sus profesores, los cuales afirmaban que salían contentos y menos nerviosos.


La profesora de Inglés de sa Blanca Dona decía que los estudiantes de segundo de bachillerato «han respondido bien a las clases online» y que avanzaron hasta conseguir los objetivos establecidos.


Caica Sogo, una de las profesoras de Matemáticas del Isidor Macabich, comentó que sus alumnos más mayores aguantaban las clases en directo hasta el final.


Segundo examen
Después de los exámenes de Física y Filosofía, los jóvenes disponían de una hora y cuarto de descanso antes de entrar al siguiente, tocaba Inglés. Entre los grupos se escuchaba «no quiero que me toquen los Phrasal Verbs» o «yo voy a tirar por los condicionales», mientras repasaban también la estructura y las oraciones clave para poder hacer el Writing lo mejor posible.


«Con el examen de Inglés, bastante bien» y «al principio estaba más nervioso porque era el primer examen, no estás acostumbrado y no sabes cómo va a ser exactamente. Pero una vez que haces el primero, ya en el segundo, sé como referencia que, una vez que ves que no es para tanto, quizás si estás más tranquilo... Me he sentido más a gusto», relataron Nacho García y Iván Chamorro, de sa Real.


De cara a los exámenes de hoy (Biología, Historia del Arte y Castellano por la mañana y Francés, Geografía, Geología, Latín y Matemáticas por la tarde) y de mañana (Fonamentos del Arte, Matemáticas Aplicadas a las Ciencias Sociales e Historia de España por la mañana y Alemán, Cultura Audiovisual, Dibujo Técnico, Artes Escénicas, Economía de la Empresa y Química por la tarde), los estudiantes de selectividad de este año están más tranquilos y con buenas sensaciones ahora que ya saben cómo funcionan.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.