Entrevista

Mattia Ulivieri: «Deberíamos dejar de llamar beach club a algo que sólo tiene licencia de restaurante»

El director general de Blue Marlin Ibiza : «Las instituciones deberían colaborar directamente con los empresarios para que la música sea un atractivo más de promoción turística»

| Ibiza |

Valorar:
Mattia Ulivieri, director general de Blue Marlin Ibiza, minutos antes de la entrevista con Periódico de Ibiza y Formentera.

Mattia Ulivieri, director general de Blue Marlin Ibiza, minutos antes de la entrevista con Periódico de Ibiza y Formentera.

Mattia Ulivieri, director general de Blue Marlin Ibiza, analiza la situación actual de Ibiza y de su sector en esta ‘nueva normalidad’.


¿Cómo está afectando la pandemia a Blue Marlin Ibiza?
—Como a todo el sector turístico, nos está afectando mucho la incertidumbre y la falta de seguridad porque perjudican especialmente a las economías y a los planes de los turistas, así como a las empresas del sector.

En nuestro caso, la reapertura ha supuesto un riesgo financiero muy elevado, ya que además hemos tenido que ajustar y adaptar nuestro concepto a las normas del Govern balear, operando solo como playa y restaurante y dejando a un lado las otras actividades amparadas por nuestras licencias, pero entendemos que la isla necesita contenidos de calidad y nuestro equipo necesita trabajar: tenemos 160 fijos discontinuos en nuestra plantilla y se prevé un invierno muy duro para todos.


¿Qué opinión le merece la decisión del Gobierno de Boris Johnson de someter a cuarentena a los viajeros que lleguen al Reino Unido?
—Creo que deberían haberse considerado las diferencias entre zonas de mayor y menor riesgo y haber creado corredores con las zonas seguras, y Baleares en este momento es un destino muy seguro. Creo que la posibilidad de hacer tests antes de partir hubiera sido mucho más fiable para todos, desde luego esta marcha atrás es otro golpe muy duro para el sector turístico.

¿Le preocupa la pérdida de clientes británicos?
—Preocupaban la pérdidas anteriores a esta decisión y las cancelaciones de ahora, ya que el turismo del Reino Unido supone un 50-60% de nuestra clientela.

Los beach clubs son actualmente una de la escasas propuestas de ocio que ofrece Ibiza a los visitantes. ¿Considera que deberían poder ampliar sus horarios esta temporada?
—En primer lugar, creo que deberíamos dejar de llamar beach club a algo que básicamente tiene licencia de restaurante. Es una denominación que crea una percepción equivocada y conflictos innecesarios.

Los horarios actuales creo que son correctos, ya que la oferta diurna en situaciones normales complementa a la nocturna y no debe generar competencia ni intrusismos tampoco en esta situación tan delicada, mas aún en vista de que el Govern está siendo bastante contundente con las medidas enfocadas a la noche.

¿Cree que se debe establecer una regulación general para todos los beach clubs de Ibiza?
—Hay una discusión sobre la música al aire libre en general. Creo que lo correcto sería regular según las licencias de actividades, haciéndolas respetar como lo está haciendo el Ayuntamiento de Sant Josep, que fue el primero en no reconocer esta denominación y registro de actividad, además siguiendo las leyes autonómicas, nacionales y europeas en cuanto a música y niveles de sonido en el exterior.

¿Considera que las instituciones de Ibiza no están suficientemente concienciadas sobre la importancia de la música para la economía de la isla?
—Creo que Ibiza es la Meca de la música y siempre ha sido el referente mundial de la industria musical de todos los géneros de actualidad, y sobre todo de la vanguardia.

Ibiza es el destino a donde todo el mundo mira para conocer cómo serán las nuevas tendencias y futuras modas; por eso creo que las instituciones deberían aprovechar más este valor añadido y colaborar directamente con los empresarios del sector para que la música sea un atractivo más de promoción turística.

¿Qué opina de las organizaciones que rechazan el crecimiento turístico de Ibiza y pretenden demonizar el ocio nocturno?
—Creo que el excesivo crecimiento turístico descontrolado no es bueno, y creo también que el ocio nocturno, el diurno y las otras actividades deportivas, rurales y culturales pueden convivir muy bien, y hasta complementarse, creando esa diversidad tan ecléctica que tiene Ibiza y que no existe en ningún otro destino turístico. Demonizar sectores nunca es bueno si el objetivo es llegar a un equilibrio de convivencia sostenible. Es primordial que el objetivo de la calidad esté siempre por encima de la cantidad.

¿Cómo valora la relación con el Ayuntamiento de Sant Josep?
—Buena, hay diálogo y está basada en el respeto recíproco.

¿Cree que se podrá alargar la temporada turística o es una quimera?
—Creo que se puede, siempre y cuando se pongan sobre la mesa todos los ingredientes necesarios para ofrecer contenidos y facilitar la llegada de turistas fuera de temporada. Estoy seguro de que se puede conseguir si todos los interlocutores se lo proponen de verdad. Uno de nuestros restaurantes, Yemanjá, lo mantenemos abierto todo el año a pesar de las dificultades, justamente para ofrecer una propuesta gastronómica de calidad también en invierno.

¿Afronta el futuro con optimismo?
—En este momento el futuro es una gran incógnita debido a las restricciones causadas por el Covid. Todavía no se ve un final cierto; creo que aún tenemos que ver los efectos adversos reales sobre las economías, aunque las colas en Cáritas y familias enteras en el paro forman parte ya del escenario cotidiano.

Pero sobre todo pienso que la recuperación del sector turístico general pasa por medidas urgentes como ayudas económicas concretas a todos los niveles, y especialmente al tejido empresarial, incluidos los autónomos, las pymes o los artesanos.

¿Considera que los destinos que compiten o emulan a Ibiza saldrán beneficiados por el trasvase de fiestas, dj’s y turistas de alto poder adquisitivo a estos países?
—Creo que es pan para hoy y hambre para mañana, ya que estamos viendo cómo poco a poco los que han intentando emular a Ibiza con contenidos similares ya están siendo acusados de reactivar la propagación del virus. Creo que es un momento muy delicado para el mundo del entretenimiento. De momento hay que tener paciencia y cautela, y de cara al futuro hay que estudiar bien la sostenibilidad y la viabilidad de los contenidos que ofrecemos.

¿Mantendrá su colaboración con entidades deportivas, culturales o sociales de Ibiza?
—Siempre estaremos al lado de iniciativas y actividades que tengan valores sociales como el deporte.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 2

Toni
Hace 4 meses

Curiosa la línea editorial de este diario. La semana pasada, la señora de casa Lola, una bellísima persona que nunca ha cometido ninguna irregularidad. Hoy este señor, también buena persona, en representación de un local y un negocio ejemplar... En Ibiza todo es posible y todo es normal. Y si no lo es, viene algún periodista para hacernos ver (iluminarnos más bien) que lo que es blanco en realidad es negro, y viceversa. Ibiza, como concepto, es una realidad completamente asquerosa. Un concepto caduco. Algo que sólo se mueve por intereses económicos de unos pocos, un estercolero de emociones, donde la gente viene exclusivamente a olvidar. Y los isleños, bien enseñados, lo que debemos hacer es callar y no molestar. Para que la rueda siga girando.

Valoración:2menosmas

Vilera
Hace 4 meses

@Sinclair lo has bordado, algunos empresarios se están poniendo nerviosos al ver cómo se ha abierto un melón que por nada del mundo querían que se abriera.

Valoración:4menosmas

Marisa no se entera
Hace 4 meses

Marisa maja, yo he ido, voy e iré a todo tipo de sitios de ocio diurno y noctur o. Nada es malo de por sí. Lo malo son siempre los excesos y los que tiran de la cuerda mirando hasta donde aguanta. El modelo del Blue Marlin inicialmente no es bueno, es buenísimo, como el del Ushuaia y como muchos otros, Pero desde el momento en que molesta a un vecino pasa a ser malo. Si no entiendes eso no podemos hacer nada por hacértelo entender. Es que no das para más. Todo lo demás es perder tiempo dando explicaciones a cortos o interesados.

Valoración:5menosmas

rafaler pagès
Hace 4 meses

Molt ben dit Sinclair, tens tota sa raó del món, comparteixo al 100%. També afegiria que aquest Mattia ha pixat fora test, un canvi a sa pàgina web no implica que deixin de tenir DJ, música, gandules a preu d'or i més serveis il·legals. Per dur un simple restaurant no fan falta 160, potser 30 tirant llarg. Es jefe estarà content amb es fenòmeno

Valoración:14menosmas

Quin fart!
Hace 4 meses

Som molts els que estam embafats d’aquest tipus de turisme... Estariem molt millor sense tant de Beach Club que no aporta res a la nostra illa, ans el contrari.

Valoración:18menosmas

Luis
Hace 4 meses

@Sinclair: suscribo tus palabras de principio a fin. Al final los de aquí pringamos para que cuatro hagan pasta a costa de la tranquilidad, la seguridad y el medioambiente. Con el beneplácito y aplauso entusiasta de nuestra autoridades.

Valoración:22menosmas

Manuel
Hace 4 meses

tenemos 160 fijos discontinuos en nuestra plantilla y se prevé un invierno muy duro para todos. ELLOS....

Valoración:5menosmas

Biel
Hace 4 meses

Sinclair, o ets de can Abel o a s'hivern ens veurem a Cáritas. I si no, l'any que ve.

Valoración:-12menosmas

Torrat
Hace 4 meses

Gracias a la permisividad e inoperancia de nuestras instituciones , que no entiendo porque razón sean del color que sean siempre acaban beneficiando a los mismos , los Beach club y otros antros han ido extendiondese por todo nuestro territorio. Si el Sr.Uliviere y otros consideran que la música es un valor añadido a sus negocios , me parece muy bien que pongan música y que se revienten los tímpanos a decibelios . Pero insonoricen sus locales

Valoración:22menosmas

Me parto
Hace 4 meses

Jajajajaja... que cansinos los responsables del “ocio” nocturno y diurno diciéndonos cómo le tenemos que llamar a las cosas, como tenemos que pensar y sentir en nuestra propia isla. Gente de fuera, que contrata a gente de fuera de la isla y se lleva su dinero fuera de la isla. Intentando asustarnos diciendo que sin ellos no somos nada y que les tenemos que dejar hacer lo que les dé la gana, que es por nuestro bien. Como si fuera una pareja maltratadora. Lo peor es que muchos de los maltratados ibicencos todavía se lo creen. Y por eso todavía persiste el maltrato al que esta pandilla de chulos y su séquito nos someten cada verano.

Valoración:35menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 2