Sant Josep paraliza unas obras en cala Vedella por no ajustarse a la comunicación previa

La comunicación previa no ampara trabajos que afecten a la estructura del edificio y tampoco abarca un aumento de volumen

| | Eivissa |

Valorar:
preload
Arriba, la obra ayer con empleados que acudieron tras la visita de la coordinadora de seguridad de la promotora. Abajo, la orden de paralización del Ayuntamiento.

Arriba, la obra ayer con empleados que acudieron tras la visita de la coordinadora de seguridad de la promotora. Abajo, la orden de paralización del Ayuntamiento.

DANIEL ESPINOSA

El Ayuntamiento de Sant Josep ha paralizado unas obras que se estaban haciendo en el antiguo edificio del personal del Club Robinson (calle Club Robinson, número 2) por no ajustarse a la comunicación previa que había presentado la empresa promotora.

La orden de paralización fue decretada el pasado 22 de julio, después de concluir un expediente de diligencias previas en el que se confirmó que la envergadura de los trabajos no se corresponde con lo que habían comunicado inicialmente desde la empresa, según expresaron ayer desde el Consistorio josepí.

Por esta razón, se ha abierto un expediente de restablecimiento de la legalidad. Desde el Consistorio recalcaron que la comunicación previa es «homologable» a las antiguas licencias de obra menor y que abarca trabajos de pequeña entidad. «Por ello, no amparan trabajos que afecten a la estructura de un inmueble o cuando suponen un aumento del volumen edificado. En estos casos, hay que tramitar una licencia de obra», precisaron.


El recurso
La promotora, según confirmaron desde el Ayuntamiento y desde la propia empresa, ha presentado un recurso de reposición contra la orden de paralización. Este recurso está siendo examinado por el Ayuntamiento de Sant Josep.

Un vecino de la zona explicó a este rotativo que los trabajos se estaban acometiendo desde principios de año y que continuaron durante el periodo de cuarentena, además de que los trabajos invadían la acera e impedían el paso a los peatones.

Por estas razones, este vecino puso en sobreaviso al Ayuntamiento de Sant Josep. En marzo, el Ayuntamiento abrió un expediente de disciplina urbanística. En estos terrenos, según aparece en el mapa urbanístico de Baleares, se puede dar un uso hotelero, no residencial.

La empresa promotora quiso recalcar ayer a este periódico que los trabajos que están haciendo allí son «de reforma» y que están cumpliendo la orden cautelar de paralización de las obras dictaminada por el Consistorio, por lo que no hay gente trabajando. Asimismo señalaron que «los trabajos se corresponden a la comunicación previa, salvo en algunos aspectos».

Durante la mañana de ayer, había personal en la obra ya que, según explicó el promotor, la coordinadora de seguridad de la obra visitó los trabajos para dictaminar qué se debía tapar o hacer para dejar en condiciones de seguridad la obra hasta que se resuelva la paralización.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Fernando
Hace un mes

Esto debería ser algo genérico no lo que an hecho con el goleta el tres carabelas o el Torre del Mar , que han ampliado de una manera escandalosa y ni una sanción ni nada por el estilo

Valoración:2menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1