Comercio con alma contra la ciudad fantasma

La campaña ‘El comerç d’Eivissa a cel obert’ arranca hoy con 105 comercios adscritos que ofrecen hasta el 10 de noviembre descuentos y promociones

| Ibiza |

Valorar:
Anna Reixac, responsable de Pictro, una tienda archiconocida en Ibiza.

Anna Reixac, responsable de Pictro, una tienda archiconocida en Ibiza.

Toni Planells

A partir de hoy y hasta el próximo 10 de noviembre se pueden distinguir unas banderolas colocadas en 105 comercios de la ciudad de Ibiza. Estas banderolas indican que estos comercios ofrecen descuentos y promociones especiales en el marco de la campaña El comerç d’Eivissa a cel obert, una iniciativa promovida por el Ayuntamiento de Eivissa y el Govern balear con el apoyo de Pimeef.

En primera persona
Bea Casado y Anna Reixac son las responsables de dos comercios veteranos en Ibiza que se han sumado a esta iniciativa, Erotic & Chic y Pictro, respectivamente. Las dos se muestran optimistas con esta campaña y coinciden en la importancia de fomentar la economía circular local para la supervivencia del pequeño comercio en Ibiza.

Bea Casado.

Anna lleva tres décadas al mando de Pictro Moda, una tienda de ropa que ha vestido ya a varias generaciones de vileros y jóvenes de otras localidades. Nos explica que esta iniciativa surgió desde las asociaciones de comerciantes ante la imposibilidad de celebrar la feria de stocks y que el Ayuntamiento accedió sin problema. La intención es dinamizar la zona «que últimamente está muy tocada, sobretodo el tema del comercio, que está muy complicado» y animar a la gente a consumir en el comercio local.

De esta manera, han montado «una especie de feria de stocks, pero en toda la zona» con descuentos, promociones y ofertas especiales que también pretenden plantar cara al inminente ‘Black Friday’ y las campañas a través del comercio on-line que le acompañan y favorecer así la economía circular. «Que el dinero de la gente de aquí de Ibiza se quede aquí. Si compramos a gente de aquí y no a Amazon el dinero se queda en la isla, si no , ese dinero no vuelve», señala. En este sentido se muestra optimista, ya que ha notado cómo, después del confinamiento, la gente está volviendo al pequeño comercio, «vienen aquí contentos con el trato personalizado, y la gente está más concienciada». «El comercio local da vida a la calle, que tenga luz, que haya movimiento y no parezca una ciudad fantasma, por eso celebra este tipo de iniciativas para que la ciudad tenga vida», apunta.

Por su lado, Bea lleva 13 años tras el mostrador de Erotic & Chic, en Vía Púnica. Nos insiste en la importancia de la economía circular frente a las grandes plataformas que acaban «derivando el dinero a una misma persona». Nos explica el concepto de economía circular: «Alguien compra un producto en mi tienda, con ese dinero yo desayuno en el bar de en frente y voy al supermercado de al lado que tiene a chicas trabajando. Estas chicas llevan a sus hijas a la guardería de al lado y, de esta manera, el dinero se queda en la isla».

Bea está encantada con la campaña El comerç d’Eivissa a cel obert: «De esta manera se convierte la ciudad de Ibiza en un gran centro comercial a cielo abierto donde puedes ir de shopping y, además, encontrar ofertas de stocks, pero también ofertas de lanzamiento». Nos muestra el nuevo succionador de una conocida marca con un 20% de descuento como ejemplo de oferta de lanzamiento en su tienda.

Bea describe el comercio local como «comercio con alma». «En las grandes compañías que venden on-line no hay corazón, no hay esfuerzo ni energía, solo hay números e interés económico. Si los números no dan, se cierra sin piedad, sin ninguna lagrimita. Si se cierra una tienda aquí supone verdaderos dramas para las familias de aquí. Entonces, sí que hay lagrimitas y vamos todos a comprar el último periódico a Vara de Rey. Cuando ya es tarde», sentencia. Anima a la gente a acercarse a las tiendas locales, que son muy competitivas y que «si no tienen el último patinete ‘W558’ en color azul turquesa esférico, seguro que habrá otro que cubrirá tus necesidades y, además, donde lo compras seguro que tributa aquí, y paga la basura, y la luz y el agua… no como Amazon o Netflix». Además, apunta el papel de seguridad ciudadana que desempeña el pequeño comercio, iluminando y dando vida a las calles.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.