Coronavirus

Las Pitiusas están en «fase de meseta» con una ocupación de camas covid del 27% en Can Misses

A finales de agosto empezó un descenso lento y progresivo tras el pico de contagios de verano

| Ibiza |

Valorar:
Imagen de la central de rastreo de coronavirus en las Pitiusas.

Imagen de la central de rastreo de coronavirus en las Pitiusas.

DANIEL ESPINOSA

Ibiza y Formentera se encuentran en una fase estable o de meseta con una ocupación de las camas covid en Can Misses por debajo del 30%, en concreto, del 27%. Por unidades, en Medicina Interna F hay 16 camas ocupadas por pacientes con coronavirus de un total de 40 (en términos porcentuales es una ocupación del 40%), mientras que en Ca Na Majora la ocupación es del 21,4% (12 camas ocupadas de un total de 56).

Por su parte, la UCI tiene siete camas ocupadas de 33 disponibles para casos de coronavirus, según los datos aportados ayer por el doctor Ramón Canet, jefe de Medicina Interna y referente para el coronavirus en el Área de Salud de Ibiza y Formentera. En cuanto a la cifra de contagios diarios, ayer se registraron 21 nuevos positivos y el total de casos activos se situó en 471 personas.

Este profesional explicó ayer a Periódico de Ibiza y Formentera que Ibiza y Formentera que las restricciones y limitaciones horarias y a la movilidad individual que se aplican desde finales de septiembre en Ibiza (primero en el Eixample, luego en Vila y más tarde en toda la isla) están surtiendo efecto. «Las cifras muestran que, efectivamente, hay un número menor de personas infectadas y esto lo hemos comprobado, sobre todo, en los últimos 15 o 20 días. Se necesita un tiempo de entre 15 y 20 días hasta comprobar que hay una evidencia de que las medidas tienen su repercusión y, en nuestro caso, sí que están disminuyendo el número de personas que tienen el virus activo», explicó Canet, quien afirmó que estamos en una «situación plana, de meseta» en la tasa de positivdad y en descenso de casos en cuanto a ingresos.

20 de agosto
Esta tendencia al descenso se produce desde el 20 de agosto: «A finales de julio, de una forma progresiva, el número de casos positivo fue aumentando hasta llegar al máximo casi a finales de agosto y a partir de ahí ha habido un descenso que nunca ha llegado a ser tan bajo como a finales de mayo o principios de junio», afirmó. Precisamente, la tasa máxima de positividad se alcanzó en las Pitiusas a finales de agosto «y fue entonces cuando empezó un descenso progresivo y lento en todo el mes de septiembre, en octubre tuvimos un pequeño repunte y ahora hemos entrado en meseta».
El hecho de que estemos en fase de estabilización, con un descenso lento de contagios, no significa que Ibiza y Formentera estén fuera de peligro ya que sigue habiendo transmisión comunitaria «y el virus sigue aquí». Al doctor Canet le preocupa, en este sentido, la llegada del frío, que traerá consigo más infecciones respiratorias y la gripe, así como el aumento de la movilidad de las personas de cara a las fechas navideñas y con la equiparación de las medidas sanitarias de Ibiza al resto de Baleares (es decir, que se retrase el toque de queda de 22.00 horas a medianoche). «Quizá estoy más preocupado por el hecho de que empiezan a bajar las temperaturas más que el hecho de la relajación de las restricciones; no sé qué tendrá más influencia. Nos estamos acercando a la campaña de infección clara del virus de la gripe, cuyos casos suelen aumentar hacia finales de diciembre». Y añadió: «Todos estos factores, movilidad, frío, gripe, se juntarán en diciembre y hay que ser muy cuidadosos y tener responsabilidad individual no sólo por nosotros sino porque lo que hacemos repercute en nuestro entorno y en nuestros seres queridos». Canet insistió en que hacen falta 15 o 20 días desde que se produce la exposición al contagio hasta ver si hace falta asistencia médica. En caso de que hubiera una «repercusión elevada» en diciembre o enero se activarían los «planes de reserva» en Can Misses, que consisten en expansión de la UCI y «poner en marcha la reorganización del hospital», que consiste en, por ejemplo, «priorizar la asistencia de hospitalizados sobre otras actividades ambulatorias, quirúrgicas o no, que puedan ser demorables». Por el momento, la actividad asistencial y quirúrgica no se ha visto afectada en esta segunda oleada de covid. En este sentido, cada día la dirección del hospital se reúne y evalúa la situación y los posibles escenarios futuros a activar.

En cuanto a sintomatología, el doctor Canet afirmó que depende de cada persona que contraiga el virus y de si presenta patologías previas o no, pero recordó que no hay que confiarse pues la infección puede empezar con síntomas leves y derivar en hospitalización. Sí que reconoció que en esta segunda oleada los síntomas son más leves que en la primera y el ritmo de curación es más rápido.

La vacunación de la gripe aumenta un 7,4% en las Pitiusas

La vacunación contra la gripe ha aumentado este año un 7,4 % en las Pitiusas en comparación con la campaña del pasado año.

Hasta el momento, y a falta de 10 días para que finalice la campaña el próximo 4 de diciembre, ya se han vacunado 16.643 personas, superando la cifra completa del pasado ejercicio, cuando se vacunaron 15.489 personas. Por franjas de edad, los más numerosos en ponerse esta vacuna son los mayores de 65 años, con un total de 9.510 personas vacunas frente a las 9.337 de 2019. Además, se han vacunado 6.756 personas entre 14 y 64 años y 377 jóvenes menores de 14 años. El pasado año lo hicieron 5.839 y 313, respectivamente.

Desde el Área de Salud de Ibiza y Formentera han instado a seguir vacunándose hasta el próximo 4 de diciembre a aquellas personas que forman parte de grupos de riesgo, como embarazadas y personas mayores de 65 años.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

El cigarro
Hace 11 meses

Ya verás"la meseta" de Navidad.
Valoración:1menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1