Recuperando nuestra historia

Ayer se presentó la primera fase de las tareas de rehabilitació de la Plaça de la Sal en La Xanga

| Ibiza |

Valorar:
Políticos, técnicos, periodistas y vecinos, ayer, en la presentación de la plaza recién restaurada .

Políticos, técnicos, periodistas y vecinos, ayer, en la presentación de la plaza recién restaurada .

Toni Planells

El alcalde de Sant Josep, Josep Marí Ribas, junto a la la consellera del área de Presidencia, Cultura e Igualdad, Pilar Costa, acompañaron ayer a Josep María López Garí, responsable junto a Ricard Marlasca de Posidònia S.L., empresa encargada de las labores de recuperación, en la presentación de la primera fase de recuperación del conjunto histórico de La Xanga. La primera obra de restauración de un espacio relacionado con el patrimonio salinero.

Las áreas de Cultura del Consell y del Ayuntamiento de Sant Josep también se unieron a la presentación con Miquel Costa y Cristina Ribas respectivamente junto a la concejala de Medio Ambiente Mónica Fernández. No quisieron perderse la inauguración un grupo de vecinos de la zona, que no perdieron la oportunidad de agradecer la iniciativa a las autoridades, ni de poner en valor la labor de los arqueólogos de la que llevan un mes siendo testigos.

El alcalde reconoció como «obligación muy gustosa» llegar a abordar este proyecto, se refirió al valor del espacio, tanto paisajístico como medioambiental e histórico. Reconoció el problema que supone el tráfico en la zona y anunció la puesta en marcha del cierre de los accesos a la zona.

En cuanto a la protección patrimonial de este espacio, Marí Ribas comentó que se encuentra en suelo rústico protegido, en el Parque Natural de Ses Salines, y en zona de protección de Costas, por lo que «más allá de que sea BIC o no», no considera que se trate de un espacio susceptible de sufrir alguna actuación que ponga en peligro su valor.

Pilar Costa agradeció la iniciativa al Ayutamiento de Sant Josep y el trabajo de Posidònia S.L. en este proyecto que ha financiado el Govern Balear con 20.000 €, tampoco se olvidó de agradecer a los vecinos de la zona su implicación en el proyecto.

Garí, antes de recorrer la zona, quiso explicar el valor excepcional que supone este conjunto, único en Baleares, para la historia de Ibiza: «Al mismo tiempo que se construían las murallas (siglo XVI), aquí se programó un proyecto, que supuso una gran cantidad de dinero y de esfuerzo humano, para levantar todo un conjunto de instalaciones». Este conjunto se compone de la Torre d’Es Carregador, desde la que se protegía toda la zona; el muelle, desde el que se cargaba la sal; los algibes, para tener agua dulce; la casa situada el este de la zona; y una gran plaza cerrada y empedrada de 6.000 m2, con toneladas de códols dispuestos en cuadrículas, dónde se almacenaban los montones de sal.

Esta zona no solo estaba destinada a la sal. Había también una almadraba, de una gran importancia en su momento, que aprovechaba el espacio para salar el atún. Tal era la importancia de estas almadrabas que la construcción de la Torre de Ses Portes se hizo para protegerlas.

El nombre de La Xanga viene de la palabra latina ‘Xanca’, y evoca el pasado atunero de la zona ya que se refiere a una mesa donde se despieza el atún. Además, la utilización del artículo ‘la’ i no ‘sa’ evidencia la importancia del lugar, ya que en Ibiza se prescinde del artículo salado para mostrar un máximo respeto al sujeto.

Primera Fase

Las labores de esta primera fase han recuperado 250 m2 de los 6.000 de empedrado, una parte en el camino que hoy lleva a La Xanga y la otra en la parte de la costa, dónde la erosión del mar ha destruido unos 300 m2. Buena parte del empedrado forma parte hoy de los terrenos en los que se han construido nuevas casas, tres en concreto, esto ha supuesto la pérdida de algunas zonas, a la vez que se han conservado otras, que ahora forman parte de algunos de sus patios.

En las siguientes fases, sin fecha determinada por el momento, se seguirán desenterrando y consolidando zonas de empedrado, “podrían quedar unos 4.000 m2 de empedrado por recuperar” asegura Garí. También se estudia la posibilidad de recuperar el muelle, «que en el año 1956 todavía estaba en pié, según una foto aérea» según el investigador.

Para la coservación de este espacio es necesario evitar el tráfico de vehículos, que según los vecinos es insoportable, sobretodo en verano. Para ello el alcalde anunció que el ayuntamiento tiene previsto cerrar definitivamente el acceso a partir del 15 de enero, de la misma manera que se ha cerrado en zonas de Cala d’Hort, en la Torre d’Es Savinar. Los vecinos aplauden la medida.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.