Contenido patrocinado

¿Qué es mejor una silla gaming de tela o de piel?

| Ibiza |

Valorar:
¿Qué es mejor una silla gaming de tela o de piel?

¿Qué es mejor una silla gaming de tela o de piel?

La elección a la que todo jugón se enfrenta cuando quiere más comodidad y una postura adecuada a la hora de plantarse frente al televisor o al ordenador para disfrutar de un buen videojuego. ¿Qué es mejor, una silla gamer de piel o una de tela? Ambas opciones son las que marcan la mayor división en este terreno, y las que determinan una decisión que debes tomar con mucho criterio.

¿Cuál debo elegir? Esa pregunta es una por la que ya hemos pasado muchos, y que tiene respuesta, siempre y cuando sepas cuáles son las principales diferencias, ventajas e inconvenientes de una frente a la otra. De eso nos hemos encargado aquí, con la inestimable ayuda de SillasGaming.site: Especialistas en sillas gamers. Aquí vas a poder ver qué es mejor para tus largas sesiones de juego.

¿Silla gaming de tela o de piel? Cara a cara

¿Comprar una silla gaming de tela o una de piel? Una cuestión a la que vamos a dar respuesta aquí haciendo algo que nunca falla: comparar. Vamos a ver tanto lo bueno como lo malo de ambos tipos de sillas para jugar. Así sabrás de antemano en qué destacan y en qué fallan, además de en cuestión de precio, cosa que puedes comprobar fácilmente en cualquier tienda.

Presta atención y compara. Después, piensa qué te interesa más en base a lo que explicamos y podrás ir con la cabeza más tranquila a hacerte con el modelo que más te interese.

Silla gaming de tela: lo bueno y lo malo

Hay algo muy importante con el material de las sillas de tela, de hecho son dos cualidades que nos parecen fundamentales. Como ya sabrás, la tela transpira mucho mejor y esto, aunque parezca algo que carece de importancia, tiene mucho más peso de lo que parece. Si una silla gaming no es capaz de transpirar, pasar muchas horas sobre ella, sobre todo en épocas de altas temperaturas, puede ser un infierno.

Aparece la sudoración y eso hace que la incomodidad crezca. Lo bueno es que la tela reduce este riesgo gracias a su capacidad para transpirar. Acumula menos temperatura y, por lo tanto, garantiza más frescor y comodidad.

Por otra parte, la tela también ofrece una mayor durabilidad que otros materiales. El roce no la desgasta, y ya sabrás que una silla es algo en lo que precisamente el rozamiento es una constante. Aguantan mucho mejor tanto el uso como el paso del tiempo, y eso hace que precisamente sean de las grandes favoritas a la hora de saber qué tipo de silla gaming comprar.

No obstante, tienen un factor que juega totalmente en su contra. Si algo ensucia o se derrama sobre la tela, es más difícil limpiarlo. Al filtrarse por el tejido, hace falta limpiar con más insistencia. Es lo único que no juega a su favor y que puede inclinar la balanza hacia las sillas gaming de piel. Aunque ahora vamos a centrarnos en ellas para ver sus pros y contras.

Silla gaming de piel: lo bueno y lo malo

Lo bueno de las sillas gaming de piel es que suelen ser más cómodas que las de tela. El material hace que el contacto con el cuerpo sea menos molesto, además de que da una sensación más agradable al tacto. Sin embargo, cuando hablamos de transpiración, la cosa se tuerce bastante. El cuero no es precisamente algo que deje pasar el aire con facilidad.

El problema de eso es que, a la hora de jugar en verano, cuando los termómetros suben y el calor aumenta, la sudoración tarda mucho menos en aparecer. Si te apoyas por completo en el respaldo, lo notarás al cabo de unos minutos. Es curioso, porque la comodidad que se gana por una parte se pierde por culpa de la ausencia de transpirabilidad.

No obstante, hay que decir que las sillas gaming de piel son mucho más fáciles de limpiar. El material del que están hechas no facilita para nada la filtración de fluidos. Así, en caso de derramarse alguna bebida o incluso cualquier tipo de sustancia, se puede limpiar con una simple pasada de un paño. No hay problema alguno con la limpieza, y eso también es un importante punto a favor.

Luego, tiene otro punto en contra, y es la durabilidad. El cuero se estropea con más facilidad que las telas, sobre todo con el roce. Si no eres una persona que se mueva mucho en su asiento, puede que dure más. En cambio, si eres de los que se mueven mientras juega, cosa que es normal, es cuestión de tiempo que aparezcan restos sólidos por el roce.

Ahora, toca poner en una balanza lo bueno y lo malo de cada una. ¿Qué prefieres para jugar? Elijas lo que elijas, piensa también en la clase de inversión que vas a hacer. A veces, es mejor no escatimar en gastos.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.