El administrador diocesano aplica el principio «nihil innovetur» en Ibiza

|

Valorar:
Vicente Ribas Prats.

Vicente Ribas Prats.

ARCHIVO

El presbítero Vicente Ribas Prats (Ibiza, 1968) fue elegido administrador diocesano el 4 de febrero de 2020, dos días después del traslado de Vicente Juan Segura a Valencia. Hasta aquel momento había ejercido las funciones de vicario general.

La Nunciatura y la Conferencia Episcopal declinaron el nombramiento de un administrador apostólico para cubrir la etapa de sede vacante. Se reunió entonces el Colegio de Consultores de la Diócesis y eligió a Ribas Prats, quien estará el frente de la Iglesia de las Pitïuses hasta el nombramiento y toma de posesión del nuevo prelado.

La etapa de sede vacante se caracteriza por la aplicación del antiguo principio canónico «nihil innovetur» (que nada se innove), sin introducir grandes cambios ni modificaciones.

En septiembre de 2015, tras ser elegido administrador diocesano de Menorca, su vicario general, Gerard Villalonga, manifestó que «el periodo de sede vacante no es una tendencia al inmovilismo, sino a la continuidad sin sobresaltos en la espera del nuevo pastor propio de la Diócesis».

Vicente Ribas Prats, que ha desempeñado su ministerio pastoral en las parroquias de Santa Creu, Santa Gertrudis, Sant Mateu, Sant Miquel y Santa Eulària, en 2009 fue nombrado canónigo de la Catedral y en septiembre de 2010 fue vicario general de la Diócesis de la que hoy es su administrador.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.