El modelo del PP de Ibiza que inspira a Prohens

| Ibiza |

Valorar:
Prohens, durante su entrevista en el BNP.

Prohens, durante su entrevista en el BNP.

Daniel Espinosa

Las encuestas dibujan en la Andalucía de Juanma Moreno un panorama parecido al de Díaz Ayuso en Madrid: amplia mayoría del Partido Popular que se aprovecha de la irrelevancia a la que han conducido a Ciudadanos las decisiones de sus dirigentes, primero Albert Rivera y después Inés Arrimadas, y que necesita a Vox para gobernar.

Este escenario es al que podría aspirar en estos momentos Marga Prohens, si se celebraran elecciones a corto plazo en Baleares y 2+2 siempre fueran cuatro. No hay que dejar de lado que en las últimas cuatro contiendas electorales (Galicia, País Vasco, Cataluña y Madrid), la gestión de la crisis ha favorecido al gobierno y el Partido Popular fue desalojado de Consolat de Mar en 2015, lo que recomienda prudencia a la hora de extrapolar sin matiz.

La futura presidenta del PP de Baleares está desarrollando una frenética actividad desde que se conoció su precandidatura, desde el viernes candidatura única a presidir el PP de Baleares. El miércoles estuvo en Ibiza y ayer estuvo en Menorca. Las recogidas de avales y de firmas en contra de los indultos han sido aprovechadas por la líder para acercarse a las bases.

La marcha de Company, nadie se acuerda ya de él aunque siga calentado el escaño y evitando con ello el nombramiento de Toni Costa como portavoz parlamentario, ha permitido unir en torno a la figura de Prohens a todo un partido que ha recuperado la ilusión de volver a tocar poder en Baleares. Quizá haya influido esta reunificación de sensibilidades que Prohens fue mujer de confianza también de Bauzá.

Cada vez más, las olas nacionales influyen en las elecciones domésticas, autonómicas y locales. Esta es favorable ahora, por eso nadie prevé que Armengol adelante las elecciones por mucho que sea goloso asestar golpes a Més per Mallorca y Unidas Podemos, ya que el objetivo no es ganar, es gobernar. El PSOE confía que el carpetazo a la pandemia y los fondos Next Generation le permitan recuperar la iniciativa.

A favor de Prohens juega la eclosión de Ciudadanos que en Baleares vive su crisis particular y, en Ibiza, más aún. Es una incógnita el coste que padecerá El Pi después de la marcha de Jaume Font. Antoni Amengual, quien también ha estado en Ibiza esta semana, tiene el reto de configurar un partido confiable, a pesar de estar formado por muchos retales que provienen del localismo y que son difíciles de integrar como Joan Torres y de la convivencia entre el alma catalanista y la pragmática que aspira a ser nuestra coalición canaria.

El PP da por descontado una consolidación del espacio de Vox, no descarta incluso un crecimiento. A pesar de las evidentes diferencias entre unos y otros, no preocupa que Vox boicotee un hipotético gobierno del PP y se alíe con la izquierda, riesgo que sí suponen El Pi y Ciudadanos.

Si es hábil, Prohens evitará los tics centralistas de su predecesor y que le supusieron una sangría de votos en relación a las listas insulares. Fruto de la desafección generada por las injerencias, hubo muchas personas en Menorca y, especialmente, en Ibiza que no votaron a Company y sí votaron a Coia Sugrañes y Vicent Marí respectivamente.

Prohens, al contrario que Company, ha crecido desde Nuevas Generaciones, sabe qué es un partido y que necesita evitar cualquier vía de agua si quiere gobernar. De momento, el miércoles en el BNP dijo lo que la parroquia de Ibiza quería oír: «Aquí el PP está gobernando en la mayoría de ayuntamientos y el Consell Insular y creo que lo que está bien hecho hay que copiarlo». El tiempo dirá.

Golpe.

Los periodistas estamos obligados a tomar distancia con los hechos que nos esforzamos en relatar a nuestros lectores. Especialmente, los que se dedican a la información de sucesos y tribunales. Pasa en otras profesionales que conviven con noticias luctuosas y desagradables, como sanitarios, policías, jueces y abogados, por ejemplo. Es un mecanismo de supervivencia para garantizar la higiene mental.

En ocasiones, sin embargo, es difícil, imposible, observar con la debida y saludable lejanía un hecho impactante. Confieso que me pasó con la historia que lamentablemente me tocó cubrir hace poco más de una década en Menorca. Ya habían nacido mis dos primeros hijos, uno tenía tres años largos y el otro estaba a punto de cumplir dos.

Mónica Juanatey había dejado a su hijo César en su Galicia natal, primero en manos de su supuesto padre, a quien no dejó hacerse la prueba de paternidad, y luego en manos de los abuelos maternos.

Juanatey había conocido a un menorquín a través de algún chat de moda de la época. Se fue a vivir con él y empezó una nueva vida en la que su hijo no tenía cabida.

Los abuelos mandaron al pequeño tras completar tercero de Primaria a vivir con la madre cuya compañía reclamaba cada vez con más insistencia después de que ésta fuera espaciando cada vez más sus viajes a Galicia para verlo.

Al pequeño, de nueve años, su madre le obligó al llegar a llamarle tía para evitar que su nueva pareja pudiera salir corriendo despavorida cuando se enterara de que era madre de una criatura de nueve años hasta que a los pocos días de haber llegado lo mató en la bañera de casa. Metió el cuerpo en la maleta con la que había viajado desde Galicia hasta Menorca junto a sus pertenencias. La maleta fue ocultada en un coto de caza hasta que fue descubierta dos años después por los propietarios de la finca.

Aún hoy se me revuelve el estómago cada vez que lo recuerdo. No lo puedo evitar, me afectó sobremanera y es sin duda el peor recuerdo que tengo. Participar sobre el terreno en la búsqueda de las piezas necesarias para completar el relato de los hechos, hablar con los vecinos, con los compañeros de trabajo, con los policías que habían interrogado a semejante monstruo supuso un shock emocional difícil de describir.

¿Cómo una persona puede cometer semejante atrocidad a un hijo? me preguntaba incesante entonces y me lo pregunto ahora con motivo de la confirmación del tráfico desenlace que ya se intuía para las pequeñas de Tenerife. Nos iría mejor como sociedad si evitáramos politizar estas cosas y nos centráramos en poner todos los medios posibles para evitarlos, si es que se puede evitar lo que nadie en su sano juicio es capaz de entender.

Silencio.

La izquierda calla ante el desatino de los apartamentos Don Pepe cuyos vecinos preocupan tanto al vicepresidente del Govern de Unidas Podemos, Juan Pedro Yllanes, que confunde su nombre por los Don Pedro, un lapsus linguae fruto del buque mercante de Iscomar que zozobró delante del puerto de Ibiza.

Confieso que prefiero que Yllanes esté dando voces y haciendo el ridículo en el Parlament que impartiendo justicia, un suponer, amparado por la legitimidad de la toga, a la vista del desprecio que tiene por la presunción de inocencia y de la asombrosa facilidad con la que es capaz de sentenciar a los de diputados autonómicos del PP de un plumazo: «Son ustedes una panda de corruptos».

El conseller de Vivienda del Govern balear, Josep Marí Ribas Agustinet, conoce la problemática de los Don Pepe perfectamente, no en vano era alcalde de Sant Josep cuando se decretó el desalojo de las dos primeras escaleras y no quiso o supo certificar la legalidad del edificio y ya era secretario general de la Federació Socialista d’Eivissa (FSE) cuando los diputados del PSOE en el Parlament votaron en contra de una enmienda del PP que habría permitido su rehabilitación. De momento, la única intervención conocida del Govern en este asunto es la relatada por Yllanes el jueves: Agustinet explicó a sus compañeros de gabinete la problemática en el Consell de Govern extraordinario del miércoles.

Podría haber puesto el Ibavi sobre la mesa una solución habitacional a las personas afectadas por el previsible desalojo en alguno de los pisos cuyo usufructo dice haber expropiado o en alguna de las promociones que tiene en marcha en la actualidad o de las que pondrá en marcha en un futuro garantizando una solución intermedia, pero de momento no lo ha hecho.

También podrían implicarse la Conselleria de Medio Ambiente y/o la de Turismo en aportar fondos para el esponjamiento que ha anunciado el Ayuntamiento, pero de momento no lo ha hecho. ¿Lo hará?

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.