Agentes controlando el vaciado de un pozo. | Daniel Espinosa

0

Restos de prendas de vestir y otros vestigios que deberán ser analizados e identificados para buscar alguna posible conexión con Nuria Ester Escalante. Ayer por la mañana agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil, con la colaboración de la Policía Local de Sant Antoni, procedieron al vaciado de dos pozos y la fosa séptica de un inmueble localizado en el número 24 de la calle Picasso, una casa por la que, según nuevas pesquisas, habría pasado la mujer de 52 años desaparecida el 31 de octubre de 2018.

La exhaustiva inspección se prolongó durante más de cuatro horas y contó con la intervención de efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil, que fueron los encargados de introducirse en los pozos para revisar todas las cavidades.

Los trabajos también contaron con la ayuda de un camión cuba de limpiezas de fosa sépticas, que extrajo todo el agua y la trasladó a un punto donde los agentes deberían completar el trabajo con un trillado de los lodos.

Para realizar los trabajos la Policía Local acordonó el tramo de la calle Picasso donde se encuentra la propiedad que está okupada desde hace años por varias personas.

Según las informaciones recabadas por Periódico de Ibiza y Formentera, en el inmueble ahora registrado vivió durante unas semanas uno de los cinco hombres detenidos por su presunta implicación en la desaparición de la mujer de 52 años. No se descarta que Escalante pernoctase alguna noche en la casa de dos plantas con una zona ajardinada. La nueva vía de investigación tiene su origen en nuevas aportaciones realizadas por vecinos.

Casi tres años sin rastro de Nuria
Nuria Ester llegó a la isla a finales de temporada y durante su estancia en Sant Antoni convivió con un grupo de okupas. Tras varios días sin tener noticias de ella, la familia denunció la desaparición. La Guardia Civil abrió una investigación y a finales de noviembre se detuvo a cinco hombres por su implicación en la desaparición de Escalante, cinco sospechosos que ingresaron en prisión provisional como presuntos autores de un homicidio doloso. Los detenidos fueron abandonando la prisión y el foco se centró en el hombre con el que Nuria Ester fue vista por última vez, un paseo por s’Arenal que fue captado por las cámaras de seguridad presentes en la avenida Doctor Fleming. Con éste investigado se realizó una reconstrucción judicial pero finalmente también fue puesto en libertad. Ahora el caso ha tomado un nuevo impulso.

La familia de Escalante espera novedades y pide más medios

El letrado de la familia de Nuria Ester Escalante, Josep Maria Costa, remarcó ayer que «un sobreseimiento judicial no significa que no continúe la investigación», por lo que ni él ni la familia mostraron «sorpresa» tras la reactivación de la búsqueda de alguna pista relacionada con la desaparición de la mujer.

En declaraciones a Europa Press, Costa se mostró confiado en que las nuevas pistas sobre el caso den resultados. Asimismo, el letrado hizo hincapié en que, tal y como denunció en otras ocasiones, no se han puesto los medios y recursos suficientes en la investigación.