Elisa Pomar. | Marcelo Sastre

0

Elisa Pomar abre tienda en Vara de Rey. «Vara de Rey es un sitio que me gusta y que me inspira, su condición de punto de encuentro de los ibicencos lo hace especial» comenta la joyera ibicenca. Elisa Pomar ha concebido su nuevo punto de venta como si de un laboratorio se tratase, un lugar vivo con el doble propósito de seguir investigando y experimentando en su cometido de poner en valor y contemporaneizar la tradición insular y, al mismo tiempo, de aportar a Vara de Rey esa esencia ibicenca disruptiva que necesita para no perder su identidad.

Elisa llevaba tiempo sopesando abrir un nuevo punto de venta físico, pero no quería una simple sucursal, quería algo diferente y en un emplazamiento singular, sin los condicionantes de Castelar. Por casualidades del destino, un día apareció Joan Murenu en la tienda de Elisa Pomar y le comentó que se retiraba y que había pensado en ella para que se quedara con su local. Toda persona que conoce a Joan Murenu y a Elisa Pomar sabe el amor que sienten por Ibiza y su tradición. A partir de ahí, empezó un nuevo proyecto muy creativo de la mano del decorador catalán Rafa Gil.

Una de las consignias que le dio Elisa fue que sería un espacio en el que pasarían cosas, un lugar abierto a colaboraciones donde ya se está fraguando la primera de ellas que saldrá a luz muy pronto.

La marca de Elisa Pomar a día de hoy se encuentra en un momento de evolución total y ha ampliado su equipo «No puedo nombrar a todos, pero mi equipo es fundamental. Todas las personas que forman parte de él tienen mucha dedicación y somos como una familia» añade Elisa.

La joyería ibicenca estaba muy muerta y relegada únicamente a las joyas típicas del baile payés, la gente no solía llevarlas por la calle. Por ello, Elisa Pomar hizo un cambio. Ahora vamos por la calle y vemos a personas que llevan las joyas de Elisa Pomar, y eso le enorgullece mucho. Sobre todo la gente joven que ha tomado estas joyas como algo suyo y no sólo como una herencia. Elisa Pomar dispone de la medalla de oro de su isla de Ibiza, debido a la evolución que le dio a la joyería ibicenca. La nueva tienda de Vara de Rey ha sido una gran oportunidad. A pesar del miedo y del vértigo que daba al inicio, Elisa Pomar siempre ha sabido arriesgar y probar. «Es una suerte poder dedicarte las 24 horas del día a lo que es tu pasión».