Material incautado por la Policía Nacional.

13

Siete detenidos (cinco hombres y dos mujeres), un laboratorio de cocaína desmantelado y cerca de dos kilos de 'coca' y más de tres de hachís incautados. Es parte del balance de un golpe de la Policía Nacional de la comisaría de Ibiza contra una organización criminal dedicada al tráfico de drogas. A dos de los detenidos se les imputa un delito de tenencia ilícita de armas.

Según informaron este sábado fuentes policiales, los arrestados son cinco hombres y dos mujeres, de entre 26 y 57 años de edad, tres de ellas españolas, tres de origen colombiano y una de origen venezolano.

La fase de explotación de la operación se llevó a cabo los pasados 24 y 25 de septiembre, cuando efectivos del grupo de UDYCO de la Comisaría de la Policía Nacional en Ibiza llevaron a cabo un operativo que se saldó con la detención de cinco personas, una de ellas en Jesús, tal y como avanzó Periódico de Ibiza y Formentera.

La investigación se inició el pasado mes de enero y se ha llevado a cabo a lo largo de nueve meses, hasta que los investigadores han obtenido todos los datos necesarios para poder darla por concluida y realizar los registros domiciliarios.

Narcopiso

En la primera fase de la intervención policial, llevada a cabo el pasado día 24 de septiembre, se realizaron dos registros domiciliarios, procediendo a la detención de uno de los investigados en uno de los domicilios, cuya labor principal era la de custodiar el grueso de la droga acumulada por la organización, localizándose ésta en una habitación cerrada bajo llave, la cual estaba dispuesta junto con los utensilios necesarios para realizar su adulteración.

Los miembros de la organización, en este caso, una vez adulterada la droga, realizaban el prensado de la misma, para lo que disponían de moldes de diferentes tamaños junto a un sistema de prensado, entre los que se encontraba una viga de hierro cortada y soldada a modo de marco junto a un gato hidráulico, donde conseguían realizar el prensado de la cocaína convirtiéndola en bloques de diferentes tamaños, con la misma apariencia de la que se elabora en los países de origen de esta sustancia.

Una vez realizado el prensado, estos envoltorios eran vendidos a otros traficantes los cuales lo adquirían convencidos de que se trataba de droga procedente directamente de origen.
En el otro domicilio registrado el pasado día 24 de septiembre se dedicaban a la distribución de dichas sustancias, para lo cual disponían de una gran cantidad de dosis.

Los dos detenidos en estos registros, sendos hombres de origen colombiano, obtenían la droga, la adulteraban y posteriormente la vendían, tanto a otros traficantes de menor entidad como a los consumidores finales de dichas sustancias.

En el tercer domicilio registrado, el día 25 de septiembre, se procedió a la detención de un hombre y una mujer y se interceptó lo que se trataba de una vivienda, conocida como “narcopiso”, donde los consumidores de este tipo de sustancias no sólo adquirían sus dosis, sino también las consumían en el propio lugar, evitando así que los detectaran y los localizaran con la sustancia que acaban de adquirir.

Armas de fuego

En el marco de esta operación, el pasado día 15 de junio, se procedió a la detención de dos individuos, los cuales portaban una pistola semiautomática, siendo investigados por los agentes, que averiguaron que habían acordado realizar una transacción de compra y venta de un arma de fuego, por lo que cuando se encontraba en disposición de dicha arma se procedió a su interceptación y detención.

Tras dicha detención se realizaron sendos registros domiciliarios, donde se localizaron una escopeta yuxtapuesta con cañones recortados y una pistola simulada.
Los agentes pudieron determinar que los miembros de esta organización criminal, no sólo traficaban con diferentes sustancias estupefacientes, sino que también lo hacían con armas de fuego.

Los registros y detenciones concluyeron con la intervención de supuesta sustancia estupefaciente: cerca de dos kilos cocaína, más de tres kilos de hachís, 500 gramos de marihuana, así como cerca de 20 gramos de MDMA, y más de medio kilo de sustancia para la adulteración. A todo esto se le suma dinero en efectivo, tres armas de fuego y diferentes utensilios para la adulteración de la cocaína.