Centro de salud de Sant Antoni

8

Usuarios de la sanidad pública en Ibiza denuncian que para acudir a su médico de cabecera deben esperar hasta diez días o más para obtener una cita, una situación que se está produciendo principalmente en centros de salud como Es Viver o Vila.

Desde el Área de Salud de las Pitiusas reconocieron ayer estas incidencias porque todavía se arrastran las consecuencias de las cinco olas de Covid sufridas hasta el momento, un problema que afecta sobre todo a Atención Primaria. Aún así, destacaron que los días de espera para conseguir una cita -una semana o más- se han ido rebajando paulatinamente a medida que la situación epidemiológica ha ido mejorando.

Al mismo tiempo, fuentes sanitarias explicaron que las agendas de cada médico, en relación a las esperas, pueden ser diversas. «Se está trabajando para la reducción de la demora y se está consiguiendo», consideraron.

De hecho, desde la dirección de Atención Primaria ya han planteado ofrecer a los facultativos la posibilidad de prolongar la jornada, siempre de manera voluntaria.

Al mismo tiempo, se han reforzado las áreas de Urgencias de centros de salud como Vila y Santa Eulària, evitando así derivar más casos a los médicos de familia. Otra medida es la reorganización de los recursos disponibles en la actualidad en función de la demanda asistencial.

Prolongar jornadas

Desde el Sindicato Médico en Baleares (Simebal) consideraron que, dadas las dificultades actuales, es positivo buscar soluciones parciales, aunque la posibilidad de prolongar jornadas, «suponemos que bien pagadas», no es del todo de su agrado: «Recibimos la propuesta de una manera cautelosa, pero algo hay que hacer porque no puede ser que haya listas de espera tan largas hasta en Atención Primaria».

Los facultativos dudaron de la efectividad de esta propuesta porque «en algunos casos hay médicos que ya se sienten muy agobiados, muy sobrepasados, y que pidan alargar turnos después de una jornada laboral intensa».

Salud aseguró que también están tratando de reforzar los equipos de Atención Primaria, aunque existe una «enorme dificultad» a la hora de encontrar facultativos dispuestos a venir a trabajar a las islas.

2.000 tarjetas por médico

Desde Simebal reconocieron ayer todas estas problemáticas y manifestaron que la situación en la sanidad ibicenca es «como una onda, que sube y baja dependiendo de la época del año o de si hay más o menos gente».

«Ibiza es el lugar de España donde más tarjetas sanitarias hay por cada médico, por encima de las 2.000», recordó el portavoz insular de Simebal, Carlos Rodríguez. Lo ideal, según añadió, sería rebajar esa cifra hasta las 1.500 tarjetas, una cantidad similar a la que se registra en otras zonas de España.

«No nos queda otro remedio que crear listas de espera. Es penoso y no nos gusta. Debe corregirse y está en manos del Govern tomar cartas en el asunto», lamentó Rodríguez porque «existe un problema serio».

El portavoz recordó la dificultad existente para atraer a médicos a las islas, especialmente a Ibiza, por lo que «estamos a la cola en muchos aspectos y hay que mejorar».

También reconoció las quejas que reciben por parte de los usuarios, principalmente sobre las dificultades que tienen para ser atendidos telefónicamente.

«Nos dicen que es muy difícil contactar y poder hablar por teléfono. Es un problema y entiendo que todavía nos falta mucho para conseguir un nivel óptimo en este servicio», afirmó Rodríguez.