El chef de La Cantina Canalla y su pinche colocan el pastel de patata sobre los cuencos de papel. | Marcelo Sastre

0

Hamburguesas con guacamole, brochetas de pollo, empanadas, cocas dulces y saladas... Ayer, el patio del CEIP L’Urgell, en Sant Josep, se transformó en el célebre escenario de Masterchef. Con motivo de la recaudación para el viaje de fin de curso de los alumnos de 6ª Primaria, las madres de estos estudiantes impulsaron una iniciativa conjunta y, especialmente, culinaria que albergó a decenas de personas durante la jornada.

«Queríamos innovar, hacer algo más moderno y, como el menú Gastrotapas se ha puesto tanto de moda, optamos por esta idea», destacó Natalia Madirola, madre de uno de los alumnos. Natalia, que fue la guía culinaria de ayer, mostró los diferentes puestos de comida que se prepararon ayer en el CEIP L’Urgell.

Cocineros
«Hemos liado a varios cocineros de Ibiza. Entre ellos, del hotel Aguas de Ibiza, del restaurante La Cantina Canalla o de la Escuela de Hostelería de Cas Serres», señaló Natalia Madirola mientras devoraba con los ojos uno de los pasteles, en forma de tartaleta, que elaboraron los alumnos de la Escuela de Hostelería. «Ahora estamos profundizando en un módulo de repostería. Por lo tanto, hemos aprovechado este evento para que los alumnos practicaran», subrayó Toni Tur, profesor del centro.

Mientras los diferentes cocineros preparaban los suculentos platos, los alumnos de 6ª de Primaria ayudaban con la organización del acto. Algunos empezaron a repartir números de la rifa. Otros se pusieron el delantal de chef y actuaron de pinches espontáneos. El resto de alumnos colocó y adecentó las mesas antes de que el patio se llenara de vecinos, padres y alumnos. «Yo he ayudado a hacer el guacamole que acompaña a las hamburguesas. Estoy disfrutando mucho del día de hoy», señaló con entusiasmo Mar Medina.

Este alumno, que sueña con ser cocinero algún día, explicó, con total seguridad, la receta de esta exitosa. Muy cerca de este puesto, el cocinero jefe de La Cantina Canalla, Roberto Sihuay, subrayó que el plato escogido para el evento de ayer fue el pastel de patata aliñado con zumo de piña y chile peruano.

«No hemos podido negarnos a participar en este acto tan innovador en la isla. Es por una buena causa y esperamos que consigan una buena recaudación para que los niños puedan irse de viaje de fin de curso», puntualizó el chef.