0

El Instituto Balear de la Energía (IBE) ha propuesto este lunes la adjudicación de las obras de los proyectos de autoconsumo compartido de Ciutadella (Menorca) y Sant Antoni de Portmany (Ibiza) por un importe total de 159.432 euros y un plazo de ejecución de 18 semanas.
En el caso del autoconsumo compartido de Sant Antoni de Portmany, se trata de una instalación de 110 kW de potencia que se realizará en la cubierta del CEIP Cervantes y que producirá 167.412 kWh al año, ha detallado la Conselleria de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática en una nota.
La ejecución de las obras salió a licitación con un presupuesto de 181.975 euros y se ha propuesto la adjudicación a la empresa Electrotec Monrabal, por un gasto total total de 107.363 euros.
El proyecto en Ciutadella plantea la instalación de 39,6 kW sobre el tejado del CEIP Mare de Déu del Toro, lo que producirá 57.398 kWh al año.
El presupuesto de licitación de las obras era de 67.402 euros y se ha propuesto la adjudicación a la empresa IMS 2020 Soluciones de Energía, por un importe total de 52.069 euros. Estas instalaciones se financiarán con el Impuesto de Turismo Sostenible (ITS).
La energía que produzcan estas dos instalaciones se venderá a precio de coste a los particulares, a las empresas y a las administraciones locales de ambos municipios, ha indicado el Govern.
Estos proyectos que impulsa el Instituto Balear de la Energía se enmarcan dentro de las políticas para aumentar la penetración de energías renovables y de democratización de la energía que está llevando a cabo la Vicepresidencia de Govern.
La Conselleria ha destacado la importancia de ejecutar estos proyectos, no sólo por su vertiente ambiental, sino también por el abaratamiento de la factura para los consumidores vulnerables, en el caso de los autoconsumos compartidos.
Durante 2021, el IBE ha invertido 750.000 euros en seis proyectos de autoconsumo compartido de energía solar fotovoltaica, de medianas dimensiones, que producirán un total de 460 kW.
Se han instalado o se instalarán encima de cubiertas de centros educativos, aparcamientos o solares, y se abrirá el consumo de esta electricidad 100 % verde a consumidores que estén ubicados en un radio de 500 metros de dichas instalaciones.