Un comercio abierto ayer en la ciudad de Ibiza. | Arguiñe Escandón

0

La preocupante evolución de la pandemia y cómo está afectando a las empresas pitiusas ha motivado a la Pequeña y Mediana Empresa de Ibiza y Formentera (Pimeef) a realizar de manera urgente una encuesta entre sus asociados para realizar una radiografía actual de cómo está el tejido empresarial en las islas. Del estudio se desprende que un 7,8% de encuestados -de entre un total de 143- se ha visto obligado a cerrar sus negocios en estos últimos días por culpa del coronavirus.

El presidente de la patronal, Alfonso Rojo, explicó este viernes que la PIMEEF llevó a cabo esta encuesta exprés «porque vimos que teníamos un problema importante, principalmente en sectores como el comercio o la restauración».

Del informe se desprende que, desde el pasado 23 de diciembre, un 42% de empresas en las Pitiusas ha tenido bajas laborales por contagios de Covid o porque sus trabajadores eran contactos estrechos: «En relación a las empresas que han tenido que cerrar, pueden ser pequeños comercios con un 30%, 40% o 50% de la plantilla afectada. Son negocios de pocos trabajadores y como caigan dos o tres, la operativa se desmonta y no hay forma de realizar la actividad. Ha habido casos significativos en restauración».

Rojo recordó que en otros sectores como la construcción, anticipándose a lo que estaba por venir, algunas empresas decidieron cerrar por vacaciones, aprovechando también el parón navideño que suele producirse en estas fechas. Los negocios con horarios más establecidos, como restaurantes, son aquellos en los que algunos compañeros han tenido que cancelar vacaciones o ampliar turnos para cubrir las bajas.

En estos momentos, según la encuesta de PIMEEF, un 30,77% de empresas pitiusas tiene alguna baja por Covid. Otro 19,5% de empresarios ha registrado bajas por coronavirus en, por lo menos, el 10% de la plantilla. En un 3,5% de casos los contagios han afectado a la mitad de un mismo equipo de manera simultánea.

«Hablando de porcentajes, todo lo que pase de un 20% ya empieza a ser preocupante. Otra cosa que hemos detectado es el tema de las bajas exprés, personas que han dado positivo o han sido contactos estrechos de un día para otro. Ello obliga a retocar operativas de manera inmediata. En muchos casos, esa baja de un día hasta que se conocen los resultados de una prueba, no se cuantifica y se da por bueno que el empleado esté bien. Así, hay una serie de bajas que no se contabilizan. Son nuevos tiempos y nuevas formas de hacer las cosas», consideró el presidente de la patronal.

Pese al gran número de contagios que se están registrando en las últimas semanas, el 68,1% de las empresas de Ibiza y Formentera ha continuado su trabajo con normalidad, mientras que un 24,1% ha tomado alguna medida como eliminar vacaciones o reducir horarios.

Según la encuesta de PIMEEF, entre Ibiza y Formentera no se aprecian grandes diferencias en estos momentos, aunque en Formentera un 50 por ciento de las empresas asegura haber sufrido alguna baja por Covid, mientras que en la isla de Ibiza el porcentaje baja al 41 por ciento. «Nos llamó mucho la atención que en 48 horas unas 150 empresas nos remitieron sus datos, lo cual indica qué es lo que preocupa en estos momentos», explicó Rojo.

Desde la patronal destacaron además cómo «las plantillas han arrimado el hombro» para que las empresas pudieran mantener actividad.

El incremento diario de contagios podría provocar que, tras las fiestas, empresas de restauración, principalmente, opten por cerrar varias semanas por vacaciones, según avanzó Rojo.

Justo antes de acabar el año, la patronal dio la voz de alarma porque muchos asociados a Pimeef estaban teniendo serias dificultades para completar equipos y mantener actividad. Algunos empresarios, incluso, se estaban viendo obligados a llamar a fijos discontinuos para mantener sus negocios abiertos.

Balance sobre Navidad
El presidente aseguró que, para el sector de la restauración, las Navidades han supuesto una época «con bastante movimiento, a pesar de la cuesta abajo que se vivió con la cancelación de tantísimas comidas y cenas, pero en los siguientes días hubo una buena ocupación y actividad».

También para el comercio estas semanas navideñas han sido positivas, según la patronal. «Me gusta ser optimista y recuerdo a mis compañeros que el pasado año, por estas fechas, estábamos prácticamente confinados y cerrados. Todo lo que pueda ser mantener actividad con unos números mínimamente rentables, se puede dar por bueno», concluyó Rojo.