Han tenido que instalar pantalanes flotantes para cumplir con la última autorización de concesión temporal otorgada por APB. | Daniel Espinosa

0

El Club Náutico Ibiza (CNI) espera reunirse con Autoridad Portuaria de Baleares (APB) y poder adoptar soluciones «urgentes» ante la situación que ha provocado la instalación de pantalanes flotantes en cumplimiento de los pliegos redactados para cumplir con la última Autorización de Concesión Temporal otorgada por APB. «Las cosas se arreglan hablando, no teniendo que ir a otras instancias, y espero que nos podamos entender», manifestaron desde el Náutico Ibiza.

Durante una rueda de prensa para presentar un evento deportivo, responsables del Náutico de Ibiza recordaron ayer que ahora mismo mantienen una ocupación temporal del espacio «y podemos ver la problemática que se ha creado al haber cumplido las especificaciones redactadas en el pliego de bases». De esta manera se refirieron a la instalación de los pantalanes, lamentando el «desamparo absoluto» en el que aseguraron sentirse después de que, siguiendo indicaciones de APB, tuvieran que utilizar esta «insegura»instalación. «Esperamos que la próxima reunión con la APB sea fructuosa», insistieron.

Desde el CNI aprovecharon para agradecer a Marina Botafoc, Marina Ibiza y al Nàutic de Sant Antoni «lo bien que se han portado con nosotros» al permitirles trasladar embarcaciones ante la peligrosidad de los pantalanes flotantes cuando hay temporal: «Nos han apoyado en nuestro proceso y en unas condiciones muy buenas para el Club Náutico. Por la situación que hemos tenido, se ha debido movilizar y cambiar de ubicación el 80% de la flota».

Debido al mal tiempo registrado estos días, solo unas 100 embarcaciones permanecían ayer en las instalaciones de la entidad, aunque el Náutico cuenta con más de 250 amarres.

«De momento nos han dicho que no nos preocupemos. Tanto Botafoc como Marina Ibiza procurarán aguantar lo que se pueda», reconocieron a la hora de referirse a una posible fecha límite para mantener los barcos en estas otras zonas portuarias.

Peligro en el puerto

A mediados de marzo, la Junta Directiva del CNI denunció la peligrosidad para las personas y para las embarcaciones de las nuevas instalaciones. Según pudieron comprobar, una vez terminadas las obras exigidas y con el primer temporal registrado, el puerto quedó «absolutamente desprotegido».

Por esta causa, la Junta Directiva del Club Náutico de Ibiza anunció que iba a solicitar a APB la ampliación de los años de concesión o la licitación definitiva de la concesión con la que poner en marcha las obras de mejora de estas instalaciones. Desde el Club destacaron que se habían visto obligados a tirar abajo el muelle de hormigón que, aunque obsoleto, era un resguardo importante que protegía de las inclemencias del tiempo o del paso de otras embarcaciones.

Contestando a estas críticas, días después la Autoridad Portuaria de Baleares desmintió haber exigido al Club Náutico Ibiza eliminar el pantalán exterior fijo en el puerto de Ibiza y afirmó que había sido una alternativa elegida y propuesta por el propio CNI.

En un comunicado, también desmintieron haber exigido al Club invertir un millón de euros en la actual autorización y señalaron que esta cantidad era la ofertada por la entidad en la propuesta ganadora del concurso.

Desde APB explicaron además que en mayo de 2015 el CNI presentó una propuesta de trámite de competencia de proyectos para gestionar durante 35 años más las instalaciones que administra en el puerto de Ibiza. En dicha propuesta presentó un proyecto básico de reforma de la dársena del CNI en la que contemplaba la demolición del dique exterior y el pantalán central y proponía una solución alternativa a base de pantalanes flotantes en toda la dársena.

Para justificar esta solución técnica, la entidad adjuntó un estudio de clima marítimo y propagación del oleaje que avalaba la medida de sustituir todas las infraestructuras fijas por pantalanes flotantes y la apertura de la bocana.

Tras conocer la denuncia del Club, la APB aseguró que iba a estudiar los informes sobre las condiciones meteorológicas que afectan a la dársena y compararlos con los que actualmente ya obran en su poder. El objetivo, según señaló, era proponer alternativas, así como prestar asesoramiento técnico para solucionar la problemática actual de la dársena. La APB recordó también que está redactando los pliegos de bases del concurso para otorgar una nueva autorización temporal.