De izquierda a derecha, el conseller Josep Marí Ribas, la presidenta Francina Armengol, el embajador británico Hugh Elliott y el conseller Negueruela, ayer, en la presentación de la campaña. | Marcelo Sastre

21

Ningún representante del Consell de Ibiza ni del Ayuntamiento de Sant Antoni participó este miércoles en la presentación de la campaña Stick with your mates, creada por el Govern balear con la colaboración de la Embajada del Reino Unido en España y destinada a concienciar a los turistas británicos de la necesidad de evitar los excesos en sus viajes a Baleares. Tampoco lo hicieron miembros de la Federación Empresarial Hotelera de Ibiza y Formentera (Fehif). Y es que tanto unos como otros no están de acuerdo con esta acción promocional porque consideran que, entre otras cuestiones, afecta negativamente a la imagen de Ibiza en su conjunto.

La campaña fue presentada este miércoles por la presidenta del Govern, Francina Armengol; el conseller autonómico de Turismo, Iago Negueruela, y el de Vivienda y Movilidad, Josep Marí Ribas Agustinet. En el acto participaron, además, el embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliott, y el secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés.

El embajador británico durante su intervención.

El objetivo de esta campaña, que se llevará a cabo en la isla de Ibiza, es difundir entre los turistas británicos los principales puntos de la Ley de Excesos, aprobada por el Govern en 2020. Esta norma se aplica únicamente en tres zonas de las islas: las mallorquinas Magaluf y el Arenal de Palma y el West End de Sant Antoni. El objetivo de la campaña puesta en marcha ahora es que los turistas británicos sepan a qué atenerse en lo que a los excesos se refiere. Así, mediante folletos y pegatinas, serán informados de cuestiones como que la ‘hora feliz’ o los 3x1 en lo que a la venta de alcohol se refiere están prohibidos. También les previene sobre «prácticas peligrosas» como el conocido balconing y les recuerda que las tiendas en las que se vende alcohol cierran a las 21.30 horas. Además, informa sobre las sanciones por vulnerar la Ley de Excesos, que pueden ir desde los 1.000 hasta los 600.000 euros.

La campaña, por otro lado, persigue también que los británicos se mantengan juntos cuando salen de fiesta bajo el lema de Keep it together. Y es que, según explicó el embajador del Reino Unido, Hugh Elliott, un estudio elaborado por el cirujano Juan José Segura, del hospital de Son Espases, ha demostrado que el 70% de las víctimas británicas de los excesos estaban solas cuando tuvieron «esos percances tan problemáticos y terribles».

Elliott dejó claro que el objetivo es transmitir a los británicos que pueden disfrutar de las Islas «sin excesos». «Y protegeros», añadió dirigiéndose a sus conciudadanos, «a vosotros mismos contra vosotros mismos».

Campaña sin consenso

La campaña, sin embargo, no cuenta con el apoyo ni de las instituciones ni de los empresarios de Ibiza. Desde el Consell de Ibiza se considera que el mensaje de la campaña «podría ser contradictorio». «Sant Antoni en particular e Ibiza en general», señalaron fuentes de la institución, «están haciendo un esfuerzo para dejar atrás esa imagen de turismo de excesos. Tiene que formar parte del pasado y así se le ha trasladado al embajador por parte del presidente, Vicent Marí». Las mismas fuentes criticaron a Armengol y Negueruela por «volver a sacar el problema de los excesos en Sant Antoni» porque «es volver a promocionar un problema para el que se está luchando en la buena dirección». Añadieron a todo esto que, además, el Govern no había informado al departamento de Promoción Turística insular del contenido de la campaña antes de su presentación.

De un modo similar se pronunció la presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Ibiza y Formentera, Ana Gordillo. «Nadie nos ha informado de esta campaña», aseguró, «ni hemos participado en la misma». Gordillo dejó claro que los hoteleros ibicencos no están a favor de estas acciones porque «no es el mensaje que hay que enviar». Además, explicó la presidenta de la patronal, «no es el momento de enviar este tipo de mensajes» cuando el municipio de Sant Antoni «lleva dos años de tranquilidad, tal y como demuestran, incluso, las cifras de delincuencia».

Gordillo también considera que campañas como esta «no deben llevarse a cabo en el destino»y apuntó que lo ideal sería que se desarrollaran en el Reino Unido. La hotelera recordó que en 2014 y 2018 se llevaron a cabo acciones similares en las que la federación tampoco participó. «Nosotros», afirmó Ana Gordillo en referencia al acto de presentación, «no vamos a negarnos a distribuir en los hoteles estos folletos pero lo que no vamos a hacer es participar en campañas mediáticas porque no queremos este tipo de publicidad ni para la isla ni para nosotros como empresa».

El conseller autonómico de Turismo, Iago Negueruela, se mostró, por su parte, sorprendido por el plantón de instituciones y empresarios porque ambos apoyaron en su día la Ley de Excesos. Negueruela aseguró que la campaña es «en positivo» y que «si un municipio quiere cambiar las cosas, tiene que explicarlo». «Se han buscado los mejores mensajes sabiendo a quiénes nos tenemos que dirigir», añadió, «se trata de dejar claro el ámbito normativo de nuestras islas».

La presidenta Armengol, por su parte, aseguró que «Baleares no huye del turismo de ocio». Y añadió que el archipiélago «está poniendo en valor este turismo, que es importante de forma especial para Ibiza». «Pero no queremos el turismo de excesos», abundó la socialista. El secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés, finalmente mostró la apuesta del Gobierno del socialista Pedro Sánchez por «un turismo rentable, inclusivo, digital y que genere beneficios a empresas y ciudadanos». Valdés afirmó que este objetivo pasa por conseguir que los destinos turísticos «cuiden y protejan a sus turistas» y alabó al Govern de Armengol por haber sacado adelante la Ley de Turismo, que ha sido duramente criticada por el sector en Ibiza.